Así lo sostiene el trabajo titulado “Primer grado: Retrocede la escuela estatal” del Centro de Estudios de la Educación de la Universidad de Belgrano. Por este motivo, hubo una reducción de 1.384 alumnos de públicas y un incremento de 190 en privadas. Lo que hace una caída de 1.194 alumnos. INFORME COMPLETOimg_6297

Según un estudio, existe un retroceso de la matrícula estatal del primer grado primario en la Provincia. Entre 2003 y 2010 de cada 100 alumnos más en el primer grado primario, 16 ingresaron a escuelas privadas mientras que 116 se fueron del primer grado.

Así lo sostiene el último trabajo titulado “Primer grado: Retrocede la escuela estatal” del Centro de Estudios de la Educación de la Universidad de Belgrano, cuyo director es el doctor Alieto Aldo Guadagni.

cuadro 1El informe destacó que en La Rioja en el 2003 había 8.080 alumnos en el primer grado de las escuelas estatales y 575 en instituciones privadas, que hacen un total de 8.665 alumnos. Mientras que en el 2010 había 6.696 alumnos en las primarias estatales y 765 en las privadas, es decir 7.461 alumnos en el sistema.

Por este motivo, hubo una reducción de 1.384 alumnos de las escuelas públicas y un incremento de 190 en las privadas. Lo que hace una caída de 1.194 alumnos. Es decir 17 por ciento menos en las estatales, un 33 por ciento más en privadas, con un resultado de 14 por ciento menos de alumnos en el primer grado.

“La novedad ahora no es que la matrícula privada primaria crezca más que la estatal, porque esto viene ocurriendo desde hace ya varias déca das. Lo nuevo es que, por primera vez en la historia de nuestra educación, se reduce la cantidad de niños que asisten a escuelas primarias estatales”, advirtió el informe.

En ese sentido, explicó que “esta tendencia, que toma fuerza a partir de 2003, es claramen te evidente en la elección que están ahora haciendo las familias cuando sus hijos deben ingresar a primer grado. Son cada vez más los padres que renuncian al beneficio de la escuela gratuita consagrado en 1884 por la ley 1.420, y ahora asumen la responsabilidad de abonar cuotas en las escuelas privadas donde inscri ben a sus hijos en el primer grado. Las hipótesis expli cativas de este nuevo comportamiento están abiertas, ya que requieren de estudios empíricos que detecten las motivaciones. Más que atracción de las escuelas privadas, lo que ahora está ocurriendo sugiere que hay un fenómeno de expulsión de la escuela estatal”.

cuadro 2Según el Centro de Estudios de la Educación, “pueden incidir en este comportamiento dos factores. El primero se refiere al incumplimiento sistemático en todas las provincias de las obligaciones legales con respecto a la jornada escolar extendida. Recordemos que la Ley de Financiamiento Educativo, sancionada a fines de 2005, fijaba como meta alcanzar el 30 por ciento de cobertura del alumnado primario estatal ha cia 2010”.

“Lamentablemente el promedio nacional está muy por abajo, porque de alrededor de 3,5 millones de alumnos primarios estatales menos de 200.000 tie- nen la cobertura de esta jornada ampliada, según las últimas cifras del Ministerio de Educación para el año 2010. La otra explicación posible se vincula al incum plimiento del calendario escolar, que de por sí no es muy exigente con 720 horas anuales”, agregó.

Finalmente, sostuvo que “desde hace años son muchos los padres que ven que sus hijos no pueden ir a la escuela todos los días hábiles, porque las autoridades y los docentes no solucionan oportunamente las negociaciones sala- riales. No parece equitativa una situación donde los perjudicados son los niños, principalmente los que acuden a escuelas estatales”.

Detalles

La presentación considera explícitamente ambos períodos debido a los importantes cambios ocurridos en esos años, tanto en lo que se refiere a la evolución global de esta matrícula, como en la participación en la misma de las escuelas primarias estatales y las privadas.

El principal cambio es la pronunciada reducción en la matrícula del primer grado estatal, que entre 2003 y 2010 disminuyó en 70.006 niños en todo el país. Esto significa que nada menos que uno de cada diez niños emigró de la escuela estatal en el primer grado. Desde la sanción de la ley 1.420 en 1884, es la primera vez en la historia de nuestra educación que se registra tamaño éxodo de la escuela estatal, en este caso en el primer grado.

cuadro 3Mientras entre 1996 y 2003 de cada incremento registrado de 100 alumnos en la ma trícula de primer grado, 68 alumnos ingresaban a escuelas estatales y apenas 32 lo hacían en escuelas privadas, todo lo contrario ocurre durante el período 2003-2010. En este período no sólo no se incorporan sino que emigran de la escuela estatal nada menos que 70.006 alumnos de primer grado (uno de cada diez), al mismo tiem po que la matrícula privada crece un 21 por ciento con 36.550 alumnos más. Esto significa que de cada 100 alumnos menos, tenemos 209 menos en la escuela estatal y 109 más en la privada.

El caso es que, entre 2003 y 2010, la matricula total de primer grado se redujo cuatro por ciento; es cierto que, según el último Censo de Población, en 2010 había menos niños de seis años que en 2003, pero esta reducción demográfica hacia 2010 se esti ma en apenas 1,4 por ciento. De manera que la reducción de la matrícula en primer grado luce mayor a la disminución del grupo etario (cuatro por ciento versus 1,4 por ciento). Esta reducción en la matrícula total del primer grado es un hecho novedoso en la historia de la educación argentina.

Más información

Opinión: Los niños abandonan el primer grado estatal

4