Sacerdote Gonzalo Llorente por etapa de Macri: “Muchos vislumbramos dura y triste”

Publicado por

856644_533601390069210_1629691247_oSesenta y tres sacerdotes católicos, la mayoría de ellos enrolados en la autodenominada “opción por los pobres”, enviaron una carta a la presidenta Cristina Fernández a pocos días de la finalización de su mandato para darle gracias “porque fuiste responsable excluyente de que los pobres, las víctimas de las exclusiones varias, las víctimas de tantas violencias (desde las violencias genocidas hasta las familiares) hoy estén mejor”.

Según Página/12, la breve carta comienza dirigiéndose a la Presidenta como “querida Cristina” y pidiendo disculpas por ese tratamiento. “Ante todo perdón por tratarte así, tan desenfadadamente, pero así te llaman. Y así elegimos llamarte”, dicen los sacerdotes católicos.

La intención de la nota se hace expresa al señalar que “estás terminando tu segundo mandato constitucional como Presidenta de todos los argentinos y no quisiéramos que te vayas sin nuestro abrazo y nuestra memoria agradecida”.

La misiva lleva la firma, entre otros, de los sacerdotes católicos Marcelo Ciaramella, Eduardo de la Serna y Miguel Hrymacz (Quilmes), Juan Carlos Di Sanzo (Chascomús), Alberto Cruz (San Justo), Eduardo Farrell (Merlo-Moreno), Gustavo Rey (San Miguel), Sergio Raffaelli (Santiago del Estero), Gonzalo Llorente (La Rioja), Ricardo Modarelli (Bariloche), Carlos Ponce de León (Córdoba) y Rubén Cruz (Humahuaca).

Los firmantes destacan que los pobres hoy están “mucho mejor” y afirman que “hasta el último día enfrentaste a sectores poderosos desde empresarios a judiciales, internacionales y mediáticos”, indicando también que “suponemos –o mejor dicho, creemos– que te has sentido acompañada” y “esperamos que nos hayas sentido cerca en ese acompañamiento”.

Señalan que “pronto comenzaremos una nueva etapa (…) que muchos vislumbramos dura y triste” y “no quisiéramos que la comiences sin nuestro abrazo”. También, dicen los sacerdotes, quieran hacerle saber que “no está en nuestro ADN bajar los brazos en la lucha en favor de los pobres… para que haya cada vez menos pobres y que los que lo son sean menos pobres en justicia y dignidad”.

La carta agrega el deseo de “seguir encontrándonos en los caminos del pueblo mientras seguimos ‘andando nomás’, como decía el querido obispo Angelelli”. Y concluye con un “hasta siempre, querida Cristina. ¡Hasta pronto! Y que Jesús y la Virgen de Luján te sigan acompañando”.