image

La ministro de Salud de La Rioja, Judit Díaz Bazán, se reunió ayer con el nuevo director del hospital Enrique Vera Barros de la capital provincial, Jonathan Dipp, para interiorizarse sobre las fuertes denuncias del anterior titular del centro sanitario, que renunció a su cargo luego de advertir la existencia de negocios ilegales con los insumos.

Según Clarín, Díaz Bazán anticipó que brindará todo su apoyo al ex director Flores para que sus denuncias lleguen hasta últimas instancias. “Como trabajadores de la salud del Hospital Vera Barros y del Ministerio de Salud de la Provincia lo vamos a acompañar en todas las presentaciones que tenga que hacer y pondremos todo el aparato de la Justicia para que empiecen la investigaciones correspondientes”.

Sin embargo, la funcionaria advirtió que hasta el momento el Ministerio de Salud no recibió denuncias escritas, documentación o pruebas sobre los negocios ilegales u otras irregularidades en el Vera Barros.

Díaz Bazán declaró que “de existir estos negocios se eliminarán a la brevedad a través de los caminos legales”. Y agregó: “Quien más que todos y cada uno de nosotros queremos que podamos resolver si hay situaciones de irregularidad en la administración, en la compra o en la contratación”.

Por otro lado, profesionales del hospital manifestaron su disgusto luego de verse salpicados por algunas de las acusaciones de Flores, a quien le exigieron que rectifique o ratifique sus dichos en los medios locales para aclarar que “no todo el personal del hospital es corrupto o está implicado en esos negociados”.