Saltar al contenido.

La caja de Pandora que encontró Díaz Bazán: una deuda de $67 millones

Cc-vTBgWIAAdUhw

El Ministerio de Salud es una mega estructura dentro de cualquier Estado. El caso de La Rioja no es la excepción. En ese barco está Judit Díaz Bazán, quien llegó por decisión del gobernador Sergio Casas.

Todos los días es un nuevo dolor de cabeza por lo que sale a la luz, aunque mucho no trasciende a la prensa. Empleados que marcan en el área de Salud, pero luego se los encuentra en un comercio privado, es uno.

También la compra de insumos y especialmente medicamentos, por las triangulaciones que podrían derivar en denuncias penales. Hasta el robo de aire acondiciones o malas compras del Estado, tal es el caso de los camiones sanitarios, en donde habría una sobrefacturación.

Ese es el Ministerio de Salud que encontró la ex diputada provincial radical, que dejó la clínica La Candelaria de la ciudad chilena de Copiapó para regresar a la provincia. Tiene un desafío muy grande y con el visto bueno en cada paso que le da el propio mandatario provincial.

A Díaz Bazán la mira desde el hospital Enrique Vera Barros el ex titular del área, Marcos Perera, que hoy es auditor de ese nosocomio por designación del ex gobernador Luis Beder Herrera. Perera salió del Ministerio por la caída estrepitosa del sistema sanitario.

Hasta el mismísimo Casas se enteró que el Ministerio de Salud tenía una deuda de $67 millones con los proveedores. Eso sucedió el día que salía del área la hermana del vicegobernador, Sonia Bosetti, que se había transformado en ministra de Salud, pero de Chilecito.

Facturas abultadas, compras sospechosas, adquisiciones de propios funcionarios en comercios allegados, cortado en crédito en los proveedores, es una larga lista de lo que está en el despacho de la ministra.

Casas le pidió a Díaz Bazán que vaya hasta las últimas consecuencias con un Ministerio que se alejó de la gente, mientras que ya saldó casi el 50% de la deuda declarada en forma oficial.

Mientras eso sucede, la dirigente radical solicitó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que el sistema de salud sea incluido en el Plan Belgrano, que se aplicará en el norte del país.

Frigerio aceptó la sugerencia de la riojana y podría ser oficializado en las próximas horas por el presidente Mauricio Macri. Por ello, se concretó un conclave de ministros de Salud del noroeste argentino en el hotel Plaza de la capital riojana.

El desafío de Díaz Bazán será el respaldo político e institucional que le de Casas para llegar hasta las últimas consecuencias en el Ministerio de Salud, un área sensible para los riojanos, ya que el sistema de obras sociales está colapsado.

A %d blogueros les gusta esto: