Saltar al contenido.

Con Casas como senador, el PJ entre la ambición de Bosetti y el regreso de Beder

CdRfdk5W4AEDXuv

Marcelo del Moral sintió en carne propia el recorte de programas sociales en su departamento. Allí su esposa es quien conduce el municipio de Castro Barros. Se dio cuando quedó consagrado como presidente del bloque de diputados justicialistas, alineado a Oscar Chamía, quien es la línea de sucesión de Néstor Bosetti.

Del Moral le apuntó a la ministra de Desarrollo Social, Griselda Herrera, aunque conoce muy bien que lo que pasó con los planes es una decisión política del gobernador Sergio Casas.

La ministra no toma decisiones unilaterales sin antes consultarlas al gobernador, quien vio el desmadre en la Legislatura que conduce su vicegobernador, ausente una semana por su participación en la feria mundial de minería en la ciudad canadiense de Toronto.

Como Del Moral, los legisladores entienden que pueden sufrir lo mismo, ya que la mayoría tiene una relación directa con el poder departamental, a través de su familia o allegados.

La conformación del bloque de 17 diputados que se alinearon a Bosetti y muy lejos del sector de Alejandra Oviedo se produjo previa a la reaparición pública del diputado nacional Luis Beder Herrera, quien se sentó en la última reunión de gabinete no como uno más sino como quien está dentro del poder central.

La ilusión de armar un proyecto post-bederismo, ya sea de Bosetti y en menor medida de Casas, quien solo tiene mandato hasta el 2019, se desvaneció debido que casi todo el gabinete viene de la mano de Beder Herrera.

Y esa fue la primera lectura de los diputados bosettistas y también leída por el comandado por Oviedo, quienes pretenden ubicarse lejos de los misiles que ya vienen, a través de los recursos.

Casas reitera en cada comida no pública que él se va en el 2019, pero antes podría ser el candidato a senador por el peronismo en el 2017. El actual gobernador sería la pieza de unidad ya que es quien tiene la llave de la caja para que todos trabajen frente a la avanzada de Fuerza Cívica Riojana.

Pese que Beder Herrera dijo que podría ser también candidato a senador, sería el otro comodín dentro de una hipotética trilogía con el hombre de San Blas hacia la Cámara Alta y que lo dejaría en la puerta de su vuelta a la Casa de Gobierno, ya fortalecido políticamente luego de la derrota frente a la oposición el año pasado.

Frente a todo ese escenario, los legisladores –como los intendentes y toda la clase política peronista- no quieren ser partícipe de peleas intestinas ya que no están dentro de la discusión por la gobernación.

Hasta podría disminuir en miembros el bloque de diputados bosettistas y no se fortalecería el de Oviedo, que dice ser casista, porque hablarían de justicialistas lejos de las confrontaciones.

Por ello, hasta Ricardo Quintela no descarta un acuerdo con Ismael Bordagaray, dos peronistas que no se fotografían con el oficialismo riojano.

En otras palabras, Casas podría ser candidato a senador, Beder Herrera lo apoyaría para volver, Bosetti estaría presionado para tomar una decisión política trascendental de seguir o pensar en otro plan político, y el peronismo ya estaría en campaña por el 2017 y el 2019 porque las encuestas afirman que el color del poder cambiaría el año próximo favorecido por la presidencia de Mauricio Macri.

A %d blogueros les gusta esto: