La Rioja apoyó el pago a los holdouts

0014431380Un día después de la batalla en la Cámara de Diputados, donde la mayoría de los legisladores terminó aprobando la media sanción de la ley que efectiviza el pago de la deuda a los holdouts, el Gobierno pasó hoy su primera prueba de fuego en el el Senado de la Nación.

Allí, prácticamente el pleno de los representantes provinciales se pronunciaron a favor de acompañar al Poder Ejecutivo en su propuesta, alegando la necesidad de volver a acceder al financiamiento internacional.

Solo el vicegobernador santacruceño, el kirchnerista Pablo González, pidió seguir negociando con los fondos buitres, para lograr un entendimiento más beneficioso, mientras que el puntano Alberto Rodríguez Saá consideró “un error endeudarse”.

Dieron su apoyo en el primer turno a la propuesta de Mauricio Macri, los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza), Hugo Passalacqua (Misiones), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Domingo Peppo (Chaco), Omar Gutiérrez (Neuquén), Sergio Casas (La Rioja), Alberto Weretilneck (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Lucía Corpacci (Catamarca) y Gerardo Morales (Jujuy).

Más tarde, expresaron su postura a favor María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Mario Das Neves (Chubut), Juan Schiaretti (Córdoba), Miguel Liftschitz (Santa Fe) y Juan Manuel Urtubey (Salta).

El respaldo generalizado de los gobernadores tuvo lugar en el Salón Azúl del Congreso de la Nación, donde se reunieron las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía. Se trata de uno de los pasos previos al tratamiento de la iniciativa del Poder Ejecutivo en el recinto, que se prevé que se realizará el 30 de marzo.

Desde las 10.30, los funcionarios provinciales discutieron la ley que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y autoriza al país a emitir deuda por 12500 millones de dólares, para cancelar el litigio con los denominados “fondos buitres”.

A pesar de ser minoría, la alianza oficialista Cambiemos está en condiciones de obtener el voto mayoritario de la Cámara Alta, aun el de los senadores que representan a provincias donde gobierna el Frente para la Victoria. La explicación está en el difícil cuadro que atraviesan los distritos para financiar obras, y la posibilidad de acceder a nuevo crédito externo – además de las ayudas que consigan de nación- es una puerta de salida para sus finanzas locales.