La campaña electoral se largó: 2017, la primera parada, aunque el fondo es el 2019

CeKGRO-WIAEDM_l

“Me llama la atención algunas cosas, entre ellas un comunicado enviado por el bloque radical donde invitan a los bloques justicialistas y llaman al orden; quiero decir que ellos deberían ser los primeros. Son cinco diputados y si ellos verdaderamente trabajarían el quórum estaría garantizado”. Una frase del vicegobernador Néstor Bosetti.

“Los diputados del radicalismo se plegaron al bloque peronista porque habían arreglado nombres para las comisiones. Tienen que saber que ganando o perdiendo en cuestiones internas que hacen a la Legislatura, tienen que aceptar las adversidades y dar quórum porque el pueblo los votó para legislar, más allá de los temas internos tienen que cumplir con el trabajo”. Otra frase del titular del Poder Legislativo.

“Los invito a los radicales que den el quórum para que la Legislatura funcione. Es cuestión de aceptar las adversidades y trabajar”. En este sentido, consideró que “desde la adversidad también se construye y se debe tener la altura de poder construir. Por eso, con todo respeto les pido al bloque radical que se presenten a trabajar”.

El peronismo hoy se acuerda del radicalismo, que hasta ayer nomás no estaba en su agenda. Los resultados de las tres últimas elecciones en La Rioja han dejado una enseñanza, que sin colectoras, el justicialismo puede perder.

Los números preliminares avisan que la oposición, centralizada en Fuerza Cívica Riojana, puede llevarse gran parte del botín de las elecciones del año próximo en la Provincia. La ecuación es simple: el oficialismo está sin líder, quien lo fue (Luis Beder Herrera) está refugiado luego del remezón que sufrió por las urnas y la opinión pública, y el gobierno (la caja del peronismo) está lleno de internas, que podría explotar en cualquier momento con salidas estrepitosas.

Así Fuerza Cívica Riojana con algunos interrogantes también, a raíz de la política minera impulsada por Mauricio Macri, que podría ser un obstáculo para una discusión electoral, se encamina hacia el 2017 con el solo objetivo de llegar a la Gobernación.

Si el Presidente cumple con su palabra que luego de junio el panorama en el país comenzará a mejorar, la oposición riojana tendrá la gran oportunidad que con apoyo nacional ir por (casi) todo. Llámese bancas en el Congreso de la Nación (senadores y diputados nacionales), como así también en la Legislatura provincial, especialmente en el departamento Capital.

Tienen la ventaja que el actual gobernador Sergio Casas tiene fecha de finalización de mandato: 2019. Y quienes aspiran a sucederlo, como podría ser el vicegobernador Néstor Bosetti tiene el desafío de construir, en otras palabras que sea apoyado por el propio peronismo, hoy sin rumbo.

Aunque también aparece el intendente Alberto Paredes Urquiza, quien desde el Palacio Municipal debe romper con la prédica política que desde ese sillón no se puede llegar a la Gobernación. Desde la Municipalidad tiene que mostrar gestión en los servicios, en una provincia quejosa por los recursos.