ARCHI_296784

La presidenta del directorio de la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), Cristina Salzwedel, sostuvo en diálogo con Cadena 3 que la empresa registra un pasivo de 1.400 millones de pesos correspondientes al 2015.

Por esta razón, la flamante titular de Fadea indicó que denunciarán a las autoridades anteriores que “dejaron una empresa arrasada”.

“La Cámpora en el último directorio y el anterior a ellos han hecho una caja política de esta empresa. Ha sido víctima también del desmanejo que se ha llevado adelante en todo el país”, señaló.

“La denuncia será civil o penal de acuerdo a lo que surja al final de la auditoría. Todos los ilícitos que encontremos van a ser denunciados en las sedes que corresponden”, señaló.

“Es bastante lamentable la situación en la que ha quedado la empresa. No desdice con el resto del país. Han dejado una empresa arrasada”, opinó.

“Es una fábrica en estado casi de parálisis. Hay 1.600 empleados. Se ha venido usando el dinero que entraba para pagar y el mes pasado por primera vez tuvimos que los sueldos en dos cuotas porque no había plata”, recordó.

“La gente está desanimada. No obstante quieren seguir trabajando y apostamos a que la próxima semana o la otra vuele un avión de la serie Pampa lo que sería todo un logro”, completó.

Por su parte, el ex directivo de la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), Raúl Argañaraz, se mostró sorprendido por el pasivo de $1.400 millones denunciado por Salzwedel.

En diálogo con Cadena 3 dijo: “Para mí, el déficit es una novedad sorprendente”.

Ante las denuncias por la situación actual de la empresa por la gestión anterior, dijo: “Si me acusan de algo me podré defender”.

Negó ser parte de La Cámpora y aclaró que mientras él estuvo a cargo del directorio no hubo incorporación de militantes, al tiempo que destacó el profesionalismo y la capacidad de los empleados.

Asimismo, la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, podría ser denunciada penalmente por una presunta desviación de fondos de la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) para la construcción de viviendas en barrios marginales –en campaña–, cuando ella estaba a cargo de Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

“Hay una auditoría que llega a conclusiones estrafalarias y por eso se analizan denuncias penales y demandas civiles que podrían rozar a la gobernadora por su gestión en Desarrollo Social. Con material comprado por Fadea se habrían hecho casas en asentamientos marginales, convenidos con Desarrollo Social en campañas electorales”, explicó a Cadena 3, el prosecretario de redacción de La Voz del Interior, Eduardo Bocco.

Y agregó: “Se construyeron casas sencillas para juntar votos”, dijo.
La situación saltó a la luz luego de una auditoría que comprobó las operaciones a través de una serie de correos electrónicos en los que se corroboran los “acuerdos” con el Ministerio.