Un empleado público cobra un 20% más que uno privadoUn informe reciente de la consultora Noanomics, que dirige el economista Félix Piacentini, advierte que el problema de la expansión desmedida de las plantillas públicas, que provoca un excedente de personal en las administraciones provinciales, se agudiza cuando se compara el salario estatal y el privado.

Según el estudio, el Estado ofrece sueldos más altos que el sector privado en prácticamente todas las provincias, con lo cual el impacto fiscal de esta sobreabundancia es aún mayor. “Esto, ciertamente, termina convirtiéndose en un desincentivo para la generación de empleo privado, no sólo porque un gasto creciente en personal estatal implica un sendero ascendente de la presión fiscal, que afectando la actividad económica y que deja en el camino la factibilidad de proyectos de inversión, sino también porque al pagar mejores salarios el Estado compite y le gana al sector privado los recursos humanos que prefieren remuneraciones más altas”, argumenta Noanomics.

En 2015, afirma la consultora, el salario público provincial promedio de las 24 provincias fue un 25% superior al del sector privado formal, aunque en La Rioja un empleado público cobra, en promedio, un 20% más que un empleado del sector privado.

“Aunque desde 2003 la remuneración promedio del sector estatal es mayor a la privada, en aquél entonces la brecha era de sólo de 9 puntos porcentuales. Lo cual corrobora que el empleado público promedio ha mejorado sus ingresos comparativamente con el que se desempeña en el ámbito privado”, recalca el estudio.

Aunque la menor brecha entre el salario público y el privado se registró en 2003, la mayor se registró en 2008 con salarios públicos que llegaron a estar un 34% por encima de los privados.