El Gobierno camina en una cornisa en la relación con la Nación

Ce5yaOCXIAExk4ICasas necesita los fondos nacionales para gobernar, mientras que los diputados de Bosetti impulsan una marcha contra Macri. Las senadoras se rebelaron. El desgaste para llegar al 2019.

El gobernador debió volver este jueves a la Casa Rosada como lo había realizado este miércoles cuando estuvo junto a un grupo de intendentes. No fue en el mejor momento, ya que lo hizo a horas que las senadoras Teresita Luna e Hilda Aguirre de Soria se transformaran en autónomas del peronismo riojano.

Por este motivo, Néstor Bosetti también viajó de urgencia a Buenos Aires, ya que especialmente Aguirre de Soria es una mujer ligada a él. Luna siempre estuvo al lado de los Kirchner, aunque se sacó una foto con el vicegobernador para buscar referencia política en la provincia.

Casas vio otra vez a Rogelio Frigerio, quien tiene la relación con las provincias. Antes había estado el intendente Alberto Paredes Urquiza.

La misión riojana se reunió con el ministro del Interior cuando el bloque de diputados bosettistas convocó a una marcha contra el presidente Mauricio Macri por sus políticas “antipopulares”, pese que el peronismo fue quien públicamente pidió a los legisladores nacionales (senadores y diputados) que avalaran en todo al gobierno nacional.

No fue ni el día ni la hora indicada para hablar con uno de los ministros políticos del Presidente, ya que Casas y Bosetti –junto a la diputada Teresita Madera- volvieron a reclamar fondos, entre ellos de la cuestionada obra pública, a raíz de las empresas políticas que esperan cobrar unos 200 millones de pesos (en total son 400 millones).

El mandatario captó la frialdad de los pasillos de la Casa Rosada y su llegada fue sin Luis Beder Herrera, quien se quedó en La Rioja con una intensa agenda en su domicilio particular.

Sin recursos la provincia no funciona y dentro del gobierno ya no se guardan los reparos por las acusaciones. Hoy miraron al propio Bosetti por autorizar que sus legisladores impulsen una protesta contra Macri, mientras que no pudo que Aguirre de Soria esté en la misma sintonía de Carlos Menem, que votó junto al macrismo.

Cada movimiento se hace en pos de la Gobernación del 2019, ya que un sector de la Legislatura no ve con malos ojos que Casas sea senador y dejarle el sillón a Bosetti, para que desde allí trate de ir por un mandato como gobernador en el 2019.

Hay que destacar que Casas se desayunó con la reunión de Bosetti con Macri, pese que el gobernador y el vicegobernador habían estado juntos previamente.

Más allá de la cuestión local, en la Nación no les cuaja el doble discurso, ya que en el Senado el macrismo no necesitó de los senadores riojanos, aunque Frigerio le destacó el gesto de Menem a Casas en la reunión con los jefes comunales. Por esto, el gobierno de La Rioja camina en una cornisa en su relación con el macrismo.