Olivares2El riojano solicitó la remoción por “inconducta grave o manifiesto incumplimiento de sus deberes, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 85 de la Constitución Nacional y  de la ley 24156 artículos 124 y 126”.

El diputado nacional Héctor Olivares (UCR en Cambiemos – La Rioja) exigió la urgente remoción del actual titular de la Auditoría General de la Nación, Ricardo Echegaray, por “inconducta grave o manifiesto incumplimiento de sus deberes, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 85 de la Constitución Nacional y  de la ley 24156 artículos 124 y 126”.

Olivares explicó que su pedido se fundamenta en las graves acusaciones que enfrenta Ricardo Echegaray, actual Auditor General de la Nación, quien detentara en los últimos años el cargo de Titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

“Entendemos que la gravedad institucional del caso hace imprescindible la intervención del Congreso de la Nación a través del proceso de remoción previsto en la ley 24156 artículos 124 y 126 y articulo 85 de la Constitución Nacional”, indicó Olivares.

La ley 24156 de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional establece en su artículo 124 que en caso de inconducta grave o manifiesto incumplimiento de sus deberes, el Auditor podrá ser removido de su cargo. La remoción debe hacerse en tanto y en cuanto la mancha que existe de corrupción es imborrable y afecta el espíritu del cuerpo haciendo que se debilite la credibilidad del tan importante organismo de control como lo es la Auditoria General de la Nación.

Remarcó que “si bien la ley 24156 en su artículo 126 impone condiciones para la designación de sus auditores, el caso en particular del Auditor Ricardo Daniel Echegaray ya ha sido designado en el presente año y como expresamos, actualmente existen denuncias gravísimas contra él, lo que promueve este pedido de remoción conforme lo indica el artículo 124”.

En su pedido de remoción, Olivares destacó “la inconducta grave o manifiesto incumplimiento de sus deberes, denunciada por la Oficina Anticorrupción y por diputados, se remite al incumplimiento de deberes cuando fue Titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, por innumerables irregularidades en su gestión y que hoy afectan su nueva función por haber probablemente omitido manifestar las mismas”.

“Es imprescindible que todo Funcionario Público y, en este caso en particular, conserve intachables antecedentes para asumir o para continuar en sus funciones. Las denuncias en su contra impactaron en todos los medios y en la población, ello hace que sea un impedimento de continuidad debido a que ensucia el honor que debe imperar en la AGN”.