¿Se prometieron fondos que no llegaron? “De acá se devengó todo”, contestaron cerca de Frigerio, con la mira puesta en el secretario de Hacienda

Nadie quiso hablar de derrota política ni decir qué falló. Pero en el Gobierno tomaron con silenciosa resignación el avance de la ley antidespidos en el Senado, una posibilidad lejana hasta hace pocos días que se hizo realidad gracias a una inesperada unidad en el peronismo. Ahora, todas las miradas en la Casa Rosada estarán puestas en la Cámara de Diputados y en el rol que jugará Sergio Massa en la aprobación de la norma que incomoda al presidente Mauricio Macri.

En principio, en Balcarce 50 apostaban al éxito de las gestiones oficiosas que llevaron adelante el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para convencer a los gobernadores peronistas de no apoyar el proyecto que prohíbe los despidos por seis meses. “No jugamos tan fuerte como en la ley de holdouts. No podemos desgastarnos ante cada votación”, aseguraron a LA NACION cerca de Frigerio, aunque el propio ministro charló sobre el tema con al menos cinco mandatarios provinciales. Uno de ellos, el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, reconoció ayer en declaraciones radiales haber conversado con el Gobierno sobre la norma y afirmó que no la compartía, pero dijo que “los senadores votan lo que quieren, y no me preguntan a mí de qué manera votar”, despegándose de la actitud de los senadores de su provincia.

Además de Frigerio -y ante el viaje a Estados Unidos de la vicepresidenta Gabriela Michetti-, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el jefe del interbloque Cambiemos, Ángel Rozas, tuvieron a su cargo las charlas con los senadores opositores. Tampoco ellos tuvieron éxito en sus gestiones, en momentos en que crecen las quejas de los mandatarios provinciales por la lentitud en las obras y los fondos prometidos antes de la votación que permitió comenzar a destrabar el pago a los fondos buitre.

En Balcarce 50 tomaron como un serio anticipo las declaraciones de Luis Beder Herrera, el ex gobernador peronista riojano que anteayer dio por terminado su “amor” por Macri, reclamó por los “casi $ 1000 millones que nos deben” y anticipó que los legisladores que le responden en ambas cámaras “no apoyarán las iniciativas del Gobierno”.

¿Se prometieron fondos que no llegaron? “De acá se devengó todo”, contestaron cerca de Frigerio, con la mira puesta en el secretario de Hacienda, Gustavo Marconatto, que responde al ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

Asimilado el golpe del PJ unificado en el Senado, en Diputados ya piensan en un acercamiento con Sergio Massa y en menor medida con Diego Bossio, cuyos bloques serán claves para que la norma avance o no en la Cámara baja. “Impredecible”, calificaron en la Casa Rosada a Massa, que se reunió a almorzar con el Presidente el día que Cristina Kirchner dio su discurso luego de dejar su escrito en los tribunales de Comodoro Py. El diálogo incluye a su esposa, Malena Galmarini, quien trajinó la semana pasada despachos del Ministerio del Interior con una frase ambigua y realista: “Soy opositora, pero necesito que me ayuden”.

Más allá de los gestos de convivencia, en el Gobierno se resisten a aprobar el proyecto presentado por Massa que establece ventajas para las pymes que contraten personal de hasta 25 años y mayores de 50, un prerrequisito puesto por diputados massistas para no insistir en la prohibición por ley de los despidos.

“Tenemos nuestro proyecto de primer empleo y vamos a insistir en él”, afirmaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Trabajo, aunque la necesidad podría llevar al Gobierno a flexibilizar su postura. Cerca de Bossio no fueron tajantes, pero expresaron: “Ya los apoyamos con los holdouts, ahora llegó la hora para ellos de construir consensos”, afirmaron cerca del ex titular de la Anses.

¿Y si fracasaran todas las alternativas? En el Gobierno insisten en que el veto presidencial es una “prerrogativa” del primer mandatario y relativizan el “costo político” que pagaría Macri con esa medida. “Falta mucho. Apostamos a Diputados”, contestan, enigmáticos, cerca del Presidente.

Fuente: La Nación