Un ejemplo por seguir para que haya más inclusión social –y más graduados- es el de Uruguay. Allí, desde hace 22 años el Fondo de Solidaridad Universitaria beca a quienes lo necesitan. Todos los graduados aportan anualmente a este Fondo, retribuyendo así la gratuidad de la formación recibida

INFORME COMPLETO