Así lo informó Infobae. Según el sitio, una había denunciado que una ONG fantasma recibió casi 300 millones de pesos de subsidios. La otra, que el vicegobernador se apropió de los terrenos de una familia con un niño discapacitado

Hace tiempo que el derecho a la libertad de prensa es letra muerta de la ley en La Rioja. Mediante amenazas y pauta oficial, el Gobierno domina casi todos los medios. Incluso el vicegobernador Néstor Bosetti es dueño de la radio más escuchada de la provincia. Ahora el Ejecutivo que comanda Sergio Casas escaló varios peldaños más al intentar controlar la información que circula por internet. En concreto, según denunció un puñado de periodistas con el que casi nadie se solidarizó, dos páginas web fueron bloqueadas luego de publicar información que comprometía a las autoridades.

El primero de los casos se conoció a principios de mayo. Durante dos semanas, se bloqueó el acceso a la web RiojaLibre para los clientes de Internet Para Todos, una sociedad privada con participación estatal que domina el mercado. O sea que en la provincia sólo pudieron informarse a través de ese portal los usuarios de Arnet o de telefonía móvil. Fue la tercera vez que el Gobierno apeló a esa maniobra.

En una extensa nota, RiojaLibre atribuyó la censura a la publicación de la denuncia del diputado Héctor Olivares sobre la Fundación Futuro, una ONG fantasma –y supuestamente vinculada a altos funcionarios– que el 5 de julio de 2015 recibió un subsidio por 299 millones de pesos, que fueron cobrados en una ventanilla del Banco de La Rioja. La entidad notificó esa irregularidad al Banco Central, pero la reacción del Gobierno no fue la de investigar el desfalco a las arcas públicas, sino estatizar el banco.

Hoy, la provincia amaneció sin otro medio de comunicación. Esta vez le tocó a Involucrados, que sufrió un ataque bastante más sofisticado, por el que su director, Adrián Molina, culpó al gobernador Bosetti.

Dos días antes, Molina había publicado la denuncia de una familia contra los Bosetti, que se habrían querido apropiar de su campo. La familia del vicegobernador es una de las grandes contratistas de obra pública de la provincia. Son millonarios. Sin embargo, no tuvieron piedad con una mujer mayor y su hijo discapacitado, con cuyos terrenos intentaron quedarse para hacer un camino hacia una cantera.

Según la denuncia, el caso se remonta a los años 70, cuando José Palacios le cedió de palabra al padre del vicegobernador, Gildo Bosetti, un permiso para que sus camiones puedan atravesar su campo para llegar a una cantera. Esa situación se regularizó en 1994, cuando el hermano de Gildo, Pedro Bosetti, firmó un documento en el que reconoció la propiedad de Palacios sobre una hectárea lindera a la cantera. Pero Palacios falleció en 2002 y cuatro años más tarde, los Bosetti fueron por todo, desalojando a la esposa de propietario y su hijo discapacitado, hoy de 14 años.

A partir de un plano de mesura falsificado, la Justicia le prohibió en 2011 a los Palacios usar sus terrenos hasta que se resuelva su situación, pero habilitó a los Bosetti a seguir utilizando los caminos. Mientras, los sucesivos jueces que tuvieron el expediente, Daniel Barría y Gustavo Farías, cajonearon la causa. María Palacios vive actualmente con su hijo en una casilla en la que ni siquiera tiene baño.

Sin embargo, la mayoría de los riojanos no podrán conocer su caso, porque desde su publicación en Involucrados, el servidor comenzó a recibir una serie de denuncias para dar de baja la nota. Y frente a la negativa, apelaron a un ataque hacker para dar de baja el sitio.

“Los servidores están en Chile. Los técnicos nos dijeron que nos llenaron de virus, primero a la página que alojaba la nota y después directamente al portal. Me dijeron que van a tardar una semana en arreglarlo y no saben si se va a recuperar la información”, explicó a Infobae el periodista Adrián Molina.

Desde RiojaLibre hicieron catarsis a través de una larga nota que termina así: “Si quieren bloquearnos, háganlo, pero no nos van a callar. Seguiremos contando las miles de sospechas que rondan en torno a las SAPEM (sociedades anónimas privadas con participación del Estado) y su vinculación con los Panamá Papers. Bloqueen Internet Para Todos, lo haremos por Arnet. Bloqueen también Arnet, y lo haremos por Facebook. Bloqueen Facebook y lo haremos por Twitter. Bloqueen todos los medios y canales, y agarraremos un megáfono para ir a gritarlo en la plaza 25 de Mayo”.

Fuente: Infobae