Saltar al contenido.

Rechazaron revisar la condena del represor Menéndez por el homicidio del Obispo Angelelli

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal rechazó el recurso extraordinario interpuesto por la defensa del exjefe del Tercer Cuerpo de Ejército para que se revise el fallo del Tribunal Oral Federal de La Rioja.

La Cámara Federal de Casación Penal no hizo lugar al recurso extraordinario presentado por el represor Luiciano Benjamín Menéndez contra un fallo de ese mismo tribunal que, en diciembre de 2015, había confirmado su condena a prisión perpetua por el homicidio del obispo de La Rioja Enrique Angelelli, ocurrido durante la última dictadura.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Juan Carlos Gemignani, Gustavo M. Hornos y Mariano Hernán Borinsky, rechazó el recurso extraordinario interpuesto por la defensa del exjefe del Tercer Cuerpo de Ejército para que se revise el fallo del Tribunal Oral Federal de La Rioja.

El represor había apuntado contra la decisión que confirmó la condena impuesta contra él y Luis Fernando Estrella a la pena de prisión perpetua, como autores mediatos del delito de homicidio doblemente calificado en perjuicio de monseñor Enrique Ángel Angelelli, y por tentativa de homicidio calificado en perjuicio del padre Arturo Aído Pinto.

En el caso se investigó el atentado sufrido por Angelelli y Pinto el 4 de agosto de 1976, mientras se dirigían en un vehículo utilitario desde Chamical hacia la ciudad de La Rioja (Ruta Nacional Nº 38), con el propósito de entregar al Obispado provincial documentación recopilada en el marco de la investigación que el prelado había desarrollado con motivo del homicidio de dos curas de su diócesis, Murias y Longueville.

Dos autos lo encerraron en un paraje conocido como Punta de los Llanos: el obispo perdió el control de la camioneta Fiat 125 Multicarga que manejaba, despistó y murió luego, mientras era trasladado a una clínica de la capital riojana.

Además de encontrarlos culpables por el asesinato del obispo, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Rioja les revocó el beneficio de la prisión domiciliaria, para que fueran “inmediatamente trasladados” a la cárcel de Bouwer, en Córdoba.

En el proceso la Iglesia Católica fue querellante e, incluso, el papa Francisco aportó una prueba clave en el juicio desmintiendo la “historia oficial” que la propia Iglesia había sostenido durante décadas: entregó una carta y un informe sobre la represión de la dictadura que habían sido enviados al Vaticano por Angelelli y que muestran la violación de los derechos humanos cometidos en Argentina después del golpe militar.

El homicidio del obispo, que tenía 53 años, fue “premeditado” por los altos mandos de la dictadura cívico militar, según quedó probado durante los nueve meses de juicio oral, luego de que una primera investigación señalara que se había tratado de un accidente.

A %d blogueros les gusta esto: