tmb1_682570_201605172316220000001

Aimogasta: Nasif revive en cada gesto

Los Patronelli dieron origen en enero, durante el Dakar, a una movida que llevó al municipio de Aimogasta a trabajar con la familia Estéfano para instalar un nuevo busto, que se inaugurará el sábado. En la oportunidad presentarán la réplica restaurada del último Ford Falcon que manejó el “Califa”.

Calor, calor de fuego. El Rally Dakar llega con todo su circo y, entre quienes lo acompañaban, estaban los miembros de la familia Patronelli. Días después de pasar por Tucumán y generar una “tormenta” política y social al criticar los basurales en las adyacencias de la ciudad, arriban a Aimogasta y tocan a las puertas de la oficina de Turismo. Los reciben con regalos de productos regionales, pero ellos buscaban otra cosa: el sitio donde estaba emplazado el busto de Nasif Estéfano para rendirle homenaje. “Era mi ídolo” dijo Norberto, el padre de los hermanos dakarianos Marcos y Alejandro. Pasan más de 40 minutos y se los ve volver. Ya no tienen rostros cargados de ansiedad, sino de enojo. Pidieron el libro de quejas. “El busto está destruido, ni cabeza tiene”, escribieron. Los Patronelli no fueron los únicos en querer conocer el lugar en esos días. Y todos quedaron decepcionados con el estado de abandono.

Semanas después del Dakar.

Las nuevas autoridades aimogasteñas, con la joven intendenta Florencia López a la cabeza, empezaron a hacerse un replanteo sobre el tema Nasif Estéfano, hasta entonces tratado con desdén por anteriores gestiones. Investigaron en internet, charlaron con los vecinos y llegaron por fin a dimensionar lo que tenían entre manos y lo que podían hacer. “Esto puede ser nuestra vidriera turística”, se dijo. Y empezaron a idear un proyecto para reinvidicar la memoria del “Califa”. Se habló de hacer una plaza, incluso una réplica de la carrocería del Ford Falcon, ubicado sobre una tuerca gigante, sobreelevado, para que se lo vea desde lejos.

Marzo de 2016.

Pablo Romero, secretario de Turismo de Aimogasta, visitó por primera vez Concepción y mostró ante la familia Estéfano la inquietud planteada meses atrás. Posteriormente hizo otros tres viajes para coordinar las tareas. En la “Perla del Sur” se encuentró con una realidad: los descendientes del “Califa” estaban bien organizados. Y motivados, pese a años de tener que pelear solos para mantener firme la memoria del piloto.

Segunda semana de mayo.

El artista sureño Luis Oscar Díaz concluye el nuevo busto de Nasif. Luis (el hermano del piloto) y Alfredo (uno de los sobrinos) viajan con la pieza a Aimogasta. Entre quienes los reciben estaba Yamil Menem, secretario de Deportes y Juventud de La Rioja y sobrino de Carlos Menem, quien era el gobernador de la provincia cuando se inauguró el primer monumento en recuerdo del concepcionense. Un guiño del pasado, proyectado al presente.

Por estos días.

El descubrimiento del nuevo busto se hará en el marco de la Fiesta Nacional de la Olivicultura, que la comuna aimogasteña concretará entre hoy y el miércoles 25 de mayo. El acto está anunciado para el sábado, a las 11. Ese mismo día se efectuará una exposición de autos antiguos en la plaza principal, y una de las unidades será una joya de los Estéfano: la réplica del último Ford Falcon que manejó el “Califa” y que fue elaborado en un taller propio en Concepción luego de varios meses de ardua tarea. El sábado pasado fue completado el ploteo, la última tarea. Muchos integrantes de la familia viajarán a La Rioja con motivo del homenaje. Ricardo, otro de los sobrinos del corredor, destacó la satisfacción que sienten ante los últimos acontecimientos. “No fue sencillo llegar a esto. Incluso, en las últimas semanas, hubo un acercamiento del Ente Tucumán Turismo. Hasta llegó un museólogo de Buenos Aires para darle un toque de modernidad al museo que mantenemos con aportes propios. La idea es que haya una inversión para que el lugar esté abierto todos los días, con guías incluidas”, señaló.

La promesa a futuro.

En un corto plazo, se buscará parquizar e iluminar la zona de la rotonda de Aimogasta que linda con el barrio San Cayetano (pero que se conoce como Nasif Estéfano). Además, se quieren hacer unas estructuras similares a boxes para estacionamiento y construir un edificio para la secretaría de Turismo. La idea es ofrecer allí toda información de Nasif, además de merchandising. Pareciera que el presente, al fin, quiere hacer justicia con la historia.

Florencia López tiene 35 años y es la intendenta peronista de Aimogasta desde diciembre de 2015. Antes, se desempeñó como diputada provincial. De madre tucumana (se recibió de abogada y de escribana en nuestra provincia), siguió desde niña todo aquello que se relaciona con la leyenda de Nasif Estéfano. “Se convirtió en una prioridad para mi gestión reivindicar su nombre”, contó.

– ¿Qué sucedió para que se pase del desinterés de gestiones anteriores a esta nueva actitud?

– Conocía el tema de Nasif. Sabía de la idolatría que generaba y es por ello que me planteé que, si llegaba a la intendencia, iba a cambiar las cosas.

– Pero los Patronelli aceleraron las gestiones…

– De cierta manera sí. Ellos se molestaron por lo que vieron y tenían razón. Les pedimos paciencia y les prometimos que íbamos a cambiar las cosas. Este es un tema del que los aimogasteños siempre hablamos, pero nunca hicimos nada.

– ¿Qué reacción hubo en su pueblo con este homenaje?

– La gente está alborotada. Todos quienes colaborar, están motivados y contentos. El perfil turístico de nuestro pueblo puede mejorar. Es una gran oportunidad y tenemos que trabajar duro para enmendar tantos años de abandono.

Por Carlos Werner para La Gaceta de Tucumán