Fue hoy durante la ceremonia de señalización del Espacio y Museo de la Memoria con el llamado Escudo Azul, de la ONU

En una situación inesperada, el ministro de Defensa Julio Martínez se quebró esta mañana y lloró en un acto al recordar a víctimas de la dictadura militar que pasaron por el centro clandestino de tortura y desaparición que funcionó en la vieja Escuela de Mecánica de la Armada, hoy convertido en el Espacio y Museo de la Memoria. Entre ellos, dijo, había amigos y parientes suyos, y nombró a la “familia Olmedo”.

Martínez se encontraba hoy con el secretario de Derechos de la Nación, Claudio Avruj, en la ceremonia en la que se oficializó la señalización y la protección de ese viejo centro clandestino por el que desparecieron miles de personas entre 1976 y 1983. De ahora en más llevará el llamado Escudo de Naciones Unidas.

“Espacio y Museo de la Memoria ESMA” desde 2004, por disposición ex presidente Néstor Kirchner llevará ahora El Escudo Azul. Por la convención de La Haya, este proporciona “Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado”. Es la misma convención, que data de 1954 la que invita a estas señalizaciones de espacios y bienes que un Estado considera que debe protegerse de situaciones especiales.

Fuente: Clarín