Se trata de Silvia Artaza, madre de diez hijos. Según vecinos, vivía en la extrema pobreza y no tenía ni para comer. “Su casa no tenía siquiera puertas y dormía en una colchoneta”, advirtieron. Sin embargo, autoridades de Desarrollo Social de la provincia manifestaron que siempre se asistió a la mujer y no murió por desnutrición ni frío, sino de un paro cardíaco.

La muerte de Silvia Artaza, de 50 años, madre de 10 hijos, quien vivía en el barrio Antártida III y era conocida como “La Lili”, trajo polémica ya que vecinos de la mujer advierten que vivía inmersa en la indigencia y eso terminó con su joven vida.

Esta mujer, según denuncian los vecinos, falleció el fin de semana camino al hospital por un paro cardiorrespiratorio en un avanzado cuadro de desnutrición.

Los vecinos sostienen que Lili venía viviendo en total estado de indigencia en un barrio que queda apenas a 30 o 40 cuadras de la Plaza principal de La Rioja y que nunca tuvo atención del Estado.

“Lili con sus hijos vivía en un estado de necesidad terrible y desesperante, desde hace mucho tiempo”, remarcó por ejemplo Graciela Pacheco, vecina de Lili, al diario El Independiente.

Además, Pacheco sostuvo que la fallecida “venía hace días con falta de alimento, por lo que comenzó a bajar de peso en forma muy notoria. Es más, el sábado comenzó con fuertes dolores de estómago, por lo que vecinos la llevaron a la salita de emergencia del barrio y allí la examinaron”.

Luego, relató que “de allí la llevaron de urgencia al hospital Vera Barros pero murió en el camino por un paro cardiorrespiratorio”. “Ella se mantenía a mates”, lamentó Pacheco.

Sin embargo, la subsecretaria de Desarrollo Social provincial, Ana Sotomayor, sostuvo que “Artaza murió por un paro cardiorrespiratorio, no podemos decir nosotros si hubo desnutrición y este tema salió por alguien que no es del seno de la familia”.

Además, indicó que si bien la fallecida “vivía en una vivienda precaria, no era indigente. La señora era beneficiaria de una pensión de madre de 7 hijos (o más) y también de la Tarjeta Social”.

“Esta mujer no murió ni de frío ni de hambre”, indicó la funcionaria, en una conferencia de prensa.

Vecinos del barrio pidieron a la comunidad que ayuden con abrigo, colchas, comida y trabajo a los 10 chicos de entre 12 y más de 20 años que quedaron solos.

Según indicó Pacheco, varios vecinos de la zona se encuentran preocupados por el futuro y la salud de los jóvenes, puesto que la familia es de muy escasos recursos, vive en una casa extremadamente precaria y su madre era el único sustento económico que tenían. “Se encuentran en un estado de necesidad terrible y desesperante”, señaló la mujer.

“Todos viven en la misma casa (ubicada sobre la calle Base Primavera, a una cuadra de Científica Sworld), pero es una vivienda que no tiene puertas siquiera, duermen en colchonetas de goma espuma y no tienen sillas, ni mesas, ni nada”, remarcó.

Fuente: Telefé Noticias

Foto: El Independiente