13556_1455233515

Teresita Luna e Hilda de Soria, los “ángeles de Cristina”

Las senadoras K buscan frenar cambios en la Corte. Son una decena de legisladoras alineadas con la ex Presidenta. Casi no hablan con la prensa. Y son mayoría entre los que se oponen a los ingresos de Rosatti y Rosenkrantz al Máximo Tribunal.


“Estoy segura de que Cristina no cometió ningún acto de corrupción”. Así, tajante, se pronunció esta mañana Anabel Fernández Sagasti. La senadora mendocina, camporista, tampoco debe creer que Amado Boudou haya cometido tropelía alguna con los fondos públicos, pese a su enchastre judicial. En mayo del año pasado, cuando era diputada y comandaba la comisión de Juicio político, aprobó cajonear los pedidos de contra el ex vicepresidente. Cristina la había puesto en realidad al frente de ese grupo para otro menester. Por entonces, el FpV encaraba una furibunda operación contra el juez más viejo de la Corte Suprema, Carlos Fayt, a quien no habían podido alinear en 12 años de Gobierno.

Fernández Sagasti, de anteojos, en la sesión en el Senado por los fondos buitre.

La probada obediencia de Sagasti es, acaso, la mejor síntesis del grupo de senadoras en las que la ex Presidente deposita su mayor confianza como grupo de doble choque: por un lado, evitar que la bancada se descompense aún más entre los que responden al cristinismo ,y los más acuerdistas de Miguel Angel Pichetto y el PJ; y por el otro, deben cumplir con el objetivo de máxima de frenar las propuestas del macrismo en la Cámara alta.

Son los “ángeles de Cristina”. 

La otra muestra/líder de este grupo es Virgina García. Se trata de la hermana de Rocío García, la mujer de Máximo Kirchner y nuera de la ex Presidenta. Virginia representa a Santa Cruz.No hacen falta más datos. Fue esta senadora, justamente, una de las que impulsó el proyecto para ampliar a 13 la Corte Suprema y así entorpecer la aprobación de los dos pliegos que mandó Mauricio Macri para completar el Máximo Tribunal.

Virginia García, cuañada de Máximo Kirchner y otra espada de La Cámpora en el Senado.

La sesión para tratar la designación de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz está prevista para el miércoles próximo. Con su llegada, en caso de tener luz verde, la Corte completaría los 5 lugares que prevé la ley actualmente.

En esta cruzada antimacrista, que Cristina conduce a tiro de mouse desde su Facebook y Twitter, además de Sagasti y García se anotan otras varias mujeres. Son, al menos, las que hoy se cuentan como quienes votarían en contra de los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz. Esta es la lista.

Ana Almirón: correntina, cuando el tocó jurar en la Cámara alta fue la primera que lo hizo “por Néstor y Cristina”. Se la identifica como camporista.

– María de los Angeles Sacnun: santafesina, otra de las que juró “por Néstor”, también joven y camporista.

María Sacnun, de Santa Fe, en la sesión por los fondos buitre.

– Teresita Luna e Hilda Aguirre: riojanas. Fieles a las órdenes de La Cámpora, dejaron al gobernador en una disyuntiva. Sergio Casas viene pidiendo fondos para su provincia, y como todos los busca negociar a cambio de votos. Pero estas dos senadoras no le responden y el mandatario teme que le corten el grifo.

Teresita Luna, riojana, en la sesión por los fondos buitre.

La situación es tan delicada económicamente en su territorio, que este conflicto de intereses podría llegar a máxima tensión en breve.

– Marina Riofrio: sanjuanina. Una mirada rápida por su facebook resume el tironeo en el que se encuentra. En la foto de portada, se la ve sonriente con José Luis Gioja, el jefe del PJ nacional, hoy más propenso a acordar con el macrismo. Pero ya en su página, aparece con Cristina, a quien le dice “gracias por tanto!!!”.

María Riofrio, en 2010, con el entonces gobernador José Luis Gioja, hoy jefe del PJ.

Cuando la ex presidenta vino a declarar a Tribunales y luego convocó a una reunión con senadores para puntear la fidelidad, la llamó personalmente a Riofrio, que estaba con dudas. “La cagó a pedos”, resumía esta mañana una fuente en el Senado. Ese reto, dicen, podría incidir en su voto. En el caso de los holdouts apoyó al macrismo.

– Silvina García Larraburu: rionegrina. De la misma provincia que el jefe del bloque, Miguel Pichetto, tuvo varios cortocircuitos con el senador cuando éste buscó la gobernación el año pasado. Sonaba para ser vice y no lo fue. Y le bajaron de la lista a dirigentes que les respondían.

Silvina García Larraburu, en la sesión por los fondos buitre.

Con los holdouts votó en contra, a diferencia de Pichetto. “Ojo, que también puede ser que lo hagan en tándem, para jugar al policía bueno y al policía malo”, aseguran en el Senado. Como sea, el cristinismo la cuenta para rechazar los dos pliegos para la Corte.

– Nancy González: chubutense. Otra de las que ya estuvo alineada con el cristinismo en el caso de los holdouts.

Nancy González (chubutense), de anteojos, en la sesión por los fondos buitre.

– María Pilatti Vergara: chaqueña. Fue una de las que acudió gustosa a la cita con Cristina en el Instituto Patria, en abril. Entonces la calificó como “la conductora política del espacio”.

María Pilatti Vergara, chaqueña, en la sesión por los fondos buitre.

– María Labado: santacruceña. Alineada 100% con la familia Kirchner, con quienes comparte identificación provincial.

María Labado, de Santa Cruz, cuando juró en 2011.

Para ponderar el peso femenino, vale un repaso de las cuentas que se hacen hoy en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los presentes para aprobar los pliegos. “Hoy tenés entre 14 y 16 votos en contra y la gran mayoría son estas mujeres. En algunos casos, como el de Riofrio no está tan claro”. explican en el Senado.

Justamente la sanjuanina fue la única de esta lista que no firmó el proyecto de ampliación que presentó el cristinismo la semana pasada. Sí lo hizo otra mujer, Inés Blas, de Catamarca, a quien hoy cuentan como indecisa. Un dato: aunque firmó esta iniciativa, lo que la pondría más cerca del “no”, como antecedente acompañó al oficialismo con los holdouts.

En caso de asistir los 72 senadores a la sesión, algo poco probable si se tienen en cuenta los antecedentes de la Cámara, la oposición necesita 25 para asegurarse el bloqueo a los pliegos. Visto desde el otro lado, el oficialismo con aliados deben juntar 48. En el Gobierno creen que los tienen. Pero tomaron nota de lo que consideraron una imprudencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que en una reciente reunión con la vicepresidente y titular del Senado, Gabriela Michetti, dio por hecho que estaba asegurada la aprobación y pidió pasar a otro tema.

Fuente: Clarín