2016-06-10c-min.jpg

El hospital de la Madre y el Niño y el Garrahan atendieron en conjunto a la nena que inhaló purpurina

La paciente recibió asistencia telemédica a través de la conexión entre los equipos de ambos hospitales, y se evitó el traslado en un avión sanitario y sus complicaciones asociadas, además del desarraigo familiar que hubiera provocado la internación en el hospital de la ciudad de Buenos Aires.

La telemedicina permitió que los equipos de terapistas de ambos centros de salud trabajaran coordinadamente para asistir a Luján, quien estaba grave por haber aspirado la sustancia tóxica. La paciente salió de terapia intensiva y respira sin asistencia artificial.

Luján, la nena de 22 meses que había sido internada en el Hospital de la Madre y el Niño de la Rioja tras haber inhalado purpurina, se recupera favorablemente en ese centro de Salud, tras recibir asistencia conjunta de los equipos médicos del Hospital de la Madre y el Niño y del Hospital Garrahan, a través de videoconferencia y teleseguimiento de sus especialistas.

La paciente recibió asistencia telemédica a través de la conexión entre los equipos de ambos hospitales, y se evitó el traslado en un avión sanitario y sus complicaciones asociadas, además del desarraigo familiar que hubiera provocado la internación en el hospital de la ciudad de Buenos Aires.

Por el caso, que trascendió públicamente, autoridades nacionales y provinciales como el ministro de Defensa de la Nación, Julio Martínez, y la ministra de Salud provincial, Judit Marisa Díaz Bazán, así como el diputado Enrique Olivares, tomaron contacto con el miembro del Consejo de Administración del Garrahan, Oscar Trotta, quien inmediatamente puso a disposición las mejores opciones de atención disponibles.

“TeleUCI es el proyecto de telemedicina específico para pacientes críticos que llevamos adelante junto a la Unidad de Cuidados Intensivos y que permitió que los pediatras de los dos hospitales pudieran intercambiar opiniones especializadas en relación con la situación de Luján, que no tuvo que salir de su ciudad”, afirmó Roberto Debbag, a cargo del Programa de Telemedicina Garrahan.

Cuando llegó el pedido de derivación al Garrahan, la paciente presentaba dificultad respiratoria, insuficiencia renal y anemia. “La evolución era favorable, pero el estado era grave, respiraba con asistencia artificial y el traslado en un avión sanitario implicaba mayores riesgos que beneficios. Por eso, propusimos brindar apoyo a distancia para los médicos que manejaron el caso perfectamente y como contención para la familia”, explicó Aldo Haimovich, coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) 45 del Garrahan.

Por su parte, Mónica Centeno, coordinadora de la UCI 44, indicó los pasos que siguió el teleseguimiento: “Luego de las dos primeras comunicaciones evaluamos sacarle el respirador. El domingo, Luján ya respiraba sin asistencia y el lunes durante la videoconferencia a pie de cama, no presentaba ninguna complicación. Por eso, el miércoles, ya fuera de peligro, se resolvió el pase a sala”.

Junto a los doctores Haimovich y Centeno, trabajó en el teleseguimiento del caso el médico terapista Edgardo Rodríguez, y por el Programa de Telemedicina intervinieron Laura Selvatici, Alejandro Cámara, Nicolás Cruz y Javier Zanón, quien viajó a La Rioja para posibilitar la conexión a pie de cama, en el marco del Programa de Referencia y Contrarreferencia que es apoyado por Fundación Garrahan.

Fuente: Hospital Garrahan