Saltar al contenido.

Macri quiere firmar un acuerdo fiscal con los gobernadores

El pacto abarca desde la discusión de la coparticipación y subsidios a cuestiones como el déficit fiscal y las cajas previsionales

Mauricio Macri busca cerrar un acuerdo fiscal con los gobernadores. Ya hubo reuniones de nivel técnico y se redactó un primer documento. Ahora esperan el momento político para que lo firmen los mandatarios. Abarca desde la discusión de la coparticipación y subsidios a cuestiones como el déficit fiscal y las cajas previsionales.

El primer paso se dio en la reunión de gobernadores con Macri en Córdoba, a mitad de mayo. Allí se cerró un convenio por el 15% que retiene la AFIP por las jubilaciones. Pero se habló de ir más allá, y entonces comenzaron las conversaciones en un nivel técnico. El miércoles se encontraron los ministros de Economía provinciales con economistas del equipo del ministro del Interior Rogelio Frigerio, y avanzaron en la redacción de un borrador de acuerdo fiscal, que ahora fue girado a los gobernadores para su revislón final.

Según fuentes del ministerio del Interior y de los gobiernos provinciales, el acuerdo tiene varios objetivos: convergencia del déficit fiscal, cajas previsionales, presión tributaria, fondo del Conurbano, y coparticipación son algunos de los puntos de peso que abarca el ambicioso documento.

Quienes están discutiendo el acuerdo dicen que el tema del déficit es central. Que las provincias que hoy tienen rojo (no son todas, algunas tienen superávit) pretenden que la Nación no les ponga objetivos de ajuste superiores a los que se fije a nivel nacional. En otras palabras, que si Alfonso Prat-Gay ha dicho que el país tendrá equilibrio fiscal en 2019, que no se les exija a las provincias que lo alcancen antes.

Eso lleva a otro tema central, el de la coparticipación, que figura entre los grandes puntos pendientes de la discusión política desde la sanción de la Constitución de 1994. Los técnicos empezaron a discutir qué temas deberían incluirse en ese debate, desde los giros no discrecionales a los fondos específicos. “Estamos sentando las bases para que se pueda discutir una nueva ley de coparticipación”, dijeron a Clarín técnicos de Nación y de las provincias.

En esa agenda, un eje central es el Fondo del Conurbano bonaerense. La gobernadora María Eugenia Vidal planteó en el Congreso nacional que debe revisarse el tope que tiene Buenos Aires en la distribución, que hace que las demás provincias reciban más recursos por ese fondo que el propio tesoro bonaerense, para el cual fue creado. “Entendemos que las provincias no tienen problema en rediscutirlo siempre y cuando no reciban menos dinero, por lo que la compensación deberá salir de la Nación”, aseguran los técnicos.

En la mesa de discusión también estuvieron las cajas previsionales provinciales, aquellas que no fueron transferidas a la Nación en los años ’90. Se llegó a la conclusión que el tema está cubierto por la ley de pago a los jubilados y blanqueo que ya tiene media sanción del Congreso nacional, porque estipula que la Nación compensará a las provincias el déficit de sus cajas por el pago de las jubilaciones, siempre que no superen el monto que se acuerde como base. Y que cada distrito deberá hacerse cargo de los pagos por arriba de esos montos. Igualmente, el tema podría ser incluido en el documento.

Las tarifas también figuraron en la lista de temas a incluir. Es que las provincias quieren que queden explícitos y homogéneos los subsidios que reciben los distintos distritos: el interior mantiene su reclamo de que la Capital Federal y el Gran Buenos Aires se quedan con gran parte de los aportes de la Nación para hacer más baratos la luz, el gas y el transporte.

Otro tema que plantearon las provincias es la necesidad de hacer más homogéneo el esquema tributario entre los propios distritos. Es, dicen, una necesidad a la hora de promover las inversiones en cada una de ellas. Así, el acuerdo incluiría bases mínimas para que el pago de Ingresos Brutos, Rentas, etc, se encamine a niveles similares.

En lo que hace a la deuda, otro tema que había sido planteado en un principio, el criterio fue que por el momento no está en la agenda urgente, porque las provincias tienen poca deuda externa y la que tienen con la Nación no la quieren renegociar, porque tienen cerrado un acuerdo de largo plazo y bajas tasas que consideran conveniente.

El viernes se terminó de elaborar un borrador del acuerdo, que ahora fue girado a las provincias para que lo analicen los gobernadores. Estos destacan que no hay urgencias ni apuros para firmar nada, que la conversación puede seguir. Aunque, claro, algunos distritos querrían tener soluciones a problemas que los aquejan en el día a día: unos por los sueldos, otros por la coparticipación. Tampoco en Nación plantean el tema como una urgencia de “ya o ya”. Pero todos saben que el acuerdo es imprescindible.

Fuente: Clarín

A %d blogueros les gusta esto: