Mientras que hay una oposición ciudadana para que la minería contaminante llegue al Famatina, en la Capital crece día a día la destrucción del cerro de La Cruz. Sin valorar el impacto ambiental, el gobierno avanza con una obra energética que podría haber elegido otra ruta por el cordón montañoso.