El extitular del Ejército volvió a negar haber sido un represor durante la dictadura. Señaló que no le tiene “miedo a nada”.

El ex titular del Ejército César Milani le exigió hoy al ministro de Defensa, Julio Martínez, que no “interfiera” ante la Justicia en las causas por delitos de lesa humanidad que enfrenta y, al volver a negar haber sido un represor durante la dictadura, advirtió que no le tiene “miedo a nada”.

Milani insistió en declararse víctima de una “una operación política y mediática” y reiteró que “no” sabe nada de la desaparición del soldado riojano Alberto Ledo, durante la dictadura.

“No tengo absolutamente miedo a nada, soy muy creyente y sé que al final del camino se va a saber la verdad”, afirmó.

Además de la acusación de haber sido el responsable de la desaparición en Tucumán del conscripto Ledo, que según testimonios era su asistente, el militar retirado enfrenta una causa por el secuestro, torturas y allanamientos contra los ex detenidos Alfredo Olivera, su padre y Verónica Matta, ocurridos en La Rioja.

En declaraciones a la FM Fénix, Milani volvió a denunciar “un profundo hostigamiento y persecución judicial” en su contra y le pidió al ministro Martínez, oriundo de La Rioja, que “no interfiera en la justicia; que deje actuar al poder judicial”.

“Le envié una carta documento exigiendo que se rectificara sobre un informe que presentó ante el Congreso con mentiras, en el que me agrede, me menciona personalmente y no puedo callarme ante eso”, recordó.

Si bien sostuvo que “el mejor destino” de su “vida” como militar “fue La Rioja”, destacó que cuando se produjeron los secuestros que se le imputan, estaba en Catamarca.

En tal sentido, argumentó que en aquella época “había entre 10 y 15 subtenientes y tenientes en La Rioja. Ninguno de ellos está acusado, imputado o procesado. Solo yo y después de llegar a ser teniente general”.

“Olivera se olvidó de nombrarme en su libro y también de querellarme durante 40 años”, alertó. El teniente general retirado insistió también en negar haber conocido al soldado Ledo y dijo tener “pruebas suficientes” de su inocencia.

La defensa de Milani logró el martes último que el juez federal Daniel Herrera Piedrabuena suspendiera la indagatoria a la que había convocado al ex jefe del Ejército por los delitos que se le imputan.

El pedido para prorrogar la declaración fue considerada por la querella como una nueva “maniobra dilatoria” de parte de Milani. (DyN)