Saltar al contenido.

Julio Martínez será el candidato a senador de Macri

El Poder Ejecutivo Nacional está dispuesto a no presentar boleta de Cambiemos, y subsumir sus candidatos en las listas del PJ, en provincias donde no cuenta con armado propio

A baja intensidad, el Gobierno nacional comenzó a definir el formato de la campaña legislativa 2017: un acuerdo táctico con los gobernadores del Partido Justicialista para cohabitar hasta 2019 sin que nadie ponga en riesgo sus territorios. El Poder Ejecutivo Nacional está dispuesto a no presentar boleta de Cambiemos, y subsumir sus candidatos en las listas del PJ, en provincias donde no cuenta con armado propio como Salta, San Luis, Misiones, Tierra del Fuego, San Juan, Córdoba, Chubut o Santiago del Estero.

El acuerdo de listas de unidad es incipiente, pero ya llegó a los oídos de caciques como el sanjuanino Sergio Uñac, el salteño Juan Manuel Urtubey, el chubutense Mario Das Neves, el radical santiagueño Gerardo Zamora, el puntano Alberto Rodríguez Saá, la fueguina Rosana Bertone y el cordobés Juan Schiaretti. El presidente de la Nación podría montar así su propia liga de gobernadores peronistas más allá de Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal o Gerardo Morales.

Rogelio Frigerio deslizó la idea de un “Acuerdo del Bicentenario” con los gobernadores PJ de cara a las elecciones 2017. Habló de “generosidad” y le salió al cruce Ernesto Sanz, custodio de los intereses de la UCR en el Gobierno nacional. Lo cierto es que el próximo viernes 29, en Chubut, Frigerio reunirá a todos los gobernadores de provincias para firmar el “Acuerdo por el Nuevo Federalismo” cuyos alcances, más allá de la restitución del 15% de fondos coparticipables que retiene las ANSES, aún están por definirse.

La propuesta, aún en etapa germinal, viene acompañada de la reforma electoral. Un aporte del macrismo para la pronta extinción del kirchnerismo. La boleta única electrónica será un cambio instrumental que apunta a la transparencia y eficacia del escrutinio. Pero el proyecto enviado al Congreso cuenta con otro aporte clave en la actual coyuntura del peronismo: elimina el voto cruzado y obliga al elector a participar de la interna de un sólo frente electoral. Quien participe de las PASO de Cambiemos no podrá votar en cualquier otra categoría (diputado o senador, por ejemplo) a otro frente distinto.

Bajo la excusa de ordenar la oferta electoral, ese apartado de la reforma política enviado por el Ministerio del Interior y Obras Públicas vía Adrián Pérez fue introducido exclusivamente con miras a la interna del Partido Justicialista. Esa disposición divide ipso facto la oferta electoral del peronismo que ya no podrá definir un liderazgo unificado del PJ a partir de las PASO, sino que estará obligado a organizar distintos frentes. Es decir, encierra al peronismo en su propia interna y obliga a las distintas facciones (kirchnerismo residual, peronismo de los gobernadores) a organizar frentes por separado para no compartir boleta.

De no existir ese artículo, el Partido Justicialista podría unificar en una misma boleta la oferta electoral del presunto Frente Ciudadano de Cristina de Kirchner con el peronismo de Diego Bossio o con el PJ alineado con los gobernadores.

El Gobierno nacional les ofrece exclusividad a los gobernadores en sus distritos vía listas de unidad a cambio de apoyo en el Congreso nacional para garantizar la gobernabilidad 2017-2019. Un “Acuerdo del Bicentenario” que podría derivar incluso en el nacimiento del Peronismo amarillo. Cambiemos lograría así penetrar las listas del peronismo en distritos donde no cuenta con candidatos competitivos ni estructura territorial de la UCR, el principal socio político de Mauricio Macri.

La “Macri-señal” al PJ será emitida desde el principal distrito electoral del país, la provincia de Buenos Aires. Allí la expectativa está puesta en el desembarco de Joaquín de la Torre, actual intendente peronista de San Miguel y exescudero de Sergio Massa. Mañana, María Eugenia Vidal recibirá al intendente para intentar cerrar su incorporación al gabinete provincial como eventual Ministro de la Producción. El desembarco genera tensión con la UCR, que ocupa esa cartera con Jorge Elustondo. El intendente de San Miguel ya tenía apalabrada su conformidad con Federico Salvai, pero en el medio detonó el caso José López que, al desatar una primavera anticorrupción para la Casa Rosada, oxigenó al Gobierno nacional y provincial. Anoche, desde San Miguel aseguraban que no había apuro para concretar el pase y que sería determinante la implementación de la Policía local. San Miguel funciona con una policía municipal creada por ordenanza, pero no sumó efectivos de la Policía local, que depende directamente de la gobernación bonaerense.

El acuerdo electoral con los gobernadores del PJ de cara a las legislativas será un acuerdo tácito. Eliminar la competencia del peronismo en aquellos distritos donde el macrismo no tiene penetración. En cambio, en provincias como La Rioja o Santa Fe, donde Cambiemos estuvo cerca de acceder al poder, el oficialismo llevará candidatos propios. Ayer Elisa Carrió bendijo al economista del PRO, Luciano Laspina, como el próximo candidato a gobernador santafesino. En La Rioja, el actual Ministro de Defensa, Julio Martínez, ocupará el tope de la boleta. En Tucumán ocurriría lo mismo con José Cano, titular del Plan Belgrano, y Domingo Amaya, exintendente tucumano a cargo de la Secretaría de Vivienda. Otro Ministro que deberá jugar como candidato es el radical Ricardo Buryaile, a cargo de la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca.

Fuente: Ámbito Financiero

A %d blogueros les gusta esto: