CnQXU3DXYAQkg83

Quién le dice a Beder Herrera que no sea candidato

El actual diputado se muestra entusiasmado para ser senador el año que viene. En base a esa estrategia, plantea volver a gobernar a la provincia. Recibió al ex intendente Nicolás Martínez.

Todos hablan lejos y muy cerca de la Casa de Gobierno y la Legislatura: si es Beder Herrera el candidato, Julio Martínez es el próximo gobernador. Palabras más o palabras menos se escuchan en los pasillos del gobierno de Sergio Casas y en la Cámara de Diputados de Néstor Bosetti.

El ex gobernador conoce al dedillo esos comentarios, ya que los recibe casi online. Todos los días hace agenda política en su vivienda, como pasó este miércoles cuando recibió al ex intendente de Arauco, Nicolás Martínez, alejado de la jefa comunal Florencia López.

Dirigentes, jueces, administradores de SAPEM, funcionarios, intendentes, legisladores, entre otros, es normal encontrarlos en la vereda de la vivienda del ex mandatario. Por lo cual, no asombra a los vecinos y los transeúntes sobre el movimiento en inmediaciones de Canal 9.

Encuestas, informes económicos y todo lo demás llega a oídos del actual diputado, que hasta ahora la principal apreciación que él no debe ser el candidato no lo escuchó de boca de nadie.

Con más de 30 años en la vida política riojana, Beder Herrera sabe las virtudes y debilidades de los principales dirigentes y frente a un gobierno sin agenda, toma protagonismo, aunque sea una mateada en su living.

Salió a un barrio con su ex secretario de Tierras, Ariel Puy Soria, hoy con un área creada en la administración de Casas por el Plan Compartiendo el Pan, y arma una agenda para recorrer el interior provincial.

Su objetivo es ser senador y luego lanzarse a la gobernación, ya que Casas no puede aspirar a una reelección. Sin embargo, casi todo el bastión peronista rechaza sus pretensiones, ya que consideran que su ciclo terminó.

Pero no lo inmuta lo que escucha, ya que ve encuestas y salvo Casas no tiene más contrincantes dentro del justicialismo golpeado por el cambio de gobierno nacional.

Se pasan sondeos, se habla de la apreciación de la clase media y hasta de lo que puede venir, pero el ex gobernador no quiere jubilarse de la política y quiere desafiarse asimismo con dar vuelta los últimos resultados electorales adversos. Es un atrevimiento contra la historia política riojana, mientras reagrupa a la tropa para ir a la calle en pos de las elecciones legislativas del próximo año.