Saltar al contenido.

Lo que divide al gobierno: La Rioja no es pobre

Beder Herrera presentó a la provincia como una región sin salida. Casas continuó con la pérdida de la coparticipación, que se dio en la gobernación de Menem. Un secretario se diferencia, como lo hizo su gran padre.

Gastón Mercado Luna es hijo del recordado Ricardo Mercado Luna, un pensador y crítico de las políticas que llevaron al empobrecimiento de esta parte del país. Y además es célebre por su obra “La Rioja de los hechos consumados”.

El viernes pasado, el actual secretario general de la Gobernación y ex fiscal de Estado fue anfitrión de un grupo de periodistas en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. A través de un desayuno, Mercado Luna -que estaba acompañado por Luis Solorza, titular del área de Prensa del Gobierno-, hizo un paneo de la historia de La Rioja.

Trajo a su memoria hechos familiares, como la lectura de libros -con su gran padre-. En una alocución que se extendió por más de media hora, Mercado Luna -ex diputado nacional y referente radical no alineado a Julio Martínez- dejó una frase fuerte: “La Rioja no es pobre”.

Marcó así una gran diferencia con el discurso que mantiene el actual diputado nacional y ex gobernador Luis Beder Herrera, quien mediante su posición casi condenó a la provincia a vivir solo del Estado, tras el intento de la conformación de empresas SAPEM, que solo han sido un flujo de dinero no rendido.

Beder Herrera dice que la provincia no tiene agua, es verdad, pero no explica que podría usarse la que está en la cordillera como en otros países del mundo.

Afirma el ex mandatario que no vienen inversiones y por ello, el Estado es el señor todo. Pero no puntualiza la competencia desleal del gobierno a la hora de ayudar al sector privado.

Y esa frase de Mercado Luna que “La Rioja no es pobre” hace repensar que se pretende para la provincia, ya que nuestros padres y abuelos tienen decenas de anécdotas: hasta de ir a cosechar a Sanagasta cuando se había transformado en un inmenso vivero.

El propio Sergio Casas arremetió contra aquellos que perdieron el punto de coparticipación de la provincia. Lo decía en la inauguración del vacunatorio “Carlos Menem Jr” y lo tenía a su lado a Carlos Menem.

En la gobernación de Menem, La Rioja lo perdió cuando Raúl Alfonsín fue presidente. Menem salió así a la escena nacional para transformarse en uno de los referentes del peronismo de esa época.

La Rioja ni Argentina es pobre. La pobreza se crea con las malas decisiones que se toman. Si no hay agua, hay que buscarla como se hace en otros lados, caso Israel. Si no hay inversiones, hay que darles seguridad jurídica para que las expropiaciones no las espanten. Si la provincia no genera recursos, se debe trabajar en ello, no solo focalizado que la minería es la salvación.

Si el gobernante condena con sus palabras a la provincia que es pobre, no es estadista, es un egoísta para las futuras generaciones.

A %d blogueros les gusta esto: