Saltar al contenido.

Casas se sacó la mochila y lo obliga a Bosetti a jugar

El gobernador anunció que no será candidato a senador. Si el vicegobernador aspira a la gobernación deberá participar, aunque confrontará con las pretensiones de Beder Herrera

Desde el jueves, Sergio Casas está más tranquilo, ya que se sacó una mochila como era la presión de un sector del gobierno para que sea candidato a senador.

Tras anunciar que no será jugador en las elecciones legislativas del año próximo, el gobernador ratificó que respetará la voluntad popular para terminar su mandato en el 2019.

Sin embargo, las palabras fueron una bomba que cayó en el gobierno, ya que especialmente el vicegobernador -que tiene aspiraciones- tendrá que ser uno de los candidatos el año entrante. Néstor Bosetti tendrá que trabajar para construir poder a través de acuerdos políticos, y fundamentalmente ponerse a disposición del electorado.

Por eso, el vicegobernador tendría que ser uno de los candidatos a senadores del PJ, aunque deberá enfrentar al ex gobernador Luis Beder Herrera, que trabaja para quedar como la única cabeza visible del peronismo.

Aquí se verá si Bosetti se animará a confrontar con el jefe del proyecto político que lleva adelante Casas, más tranquilo y lejos de cualquier rencilla política.

El actual gobernador habló tras que un sector del gobierno y centrado en la Legislatura, lanzó la campaña Casas Senador, en base que es quien mide mejor y es el principal referente del gobierno. Así aparecieron sondeos, pese que en todos gana el ministro de Defensa, el radical Julio Martínez.

Bajo el argumento que había que salvar al peronismo, la presión fue tal que Casas lo había dicho en su despacho antes de hablar con el periodista Alfredo Fernández de FM 105.1 que no sería nada.

También dejó en claro que no está dispuesto a pelearse de Beder Herrera, el estratega de los últimos 30 años de la política riojana.

Esa firme posición caló hondo dentro del oficialismo, ya que el sueño que Bosetti podría quedarse a cargo de la Gobernación por dos años se murieron. La clave es la caja del Estado para construir poder, pero Casas no quiere arriesgar nada debido que caer en las urnas es anticipar una salida por la puerta de atrás de la Casa de las Tejas.

 

A %d blogueros les gusta esto: