Está a cargo de un área clave del gobierno de Casas. Es amigo de Beder Herrera y recorre la provincia bajo la tutela de un plan de fortalecimiento en los departamentos.

Claudio Saúl se instaló en la Capital, luego de ser intendente del departamento Rosario Vera Peñaloza. Saúl llegó al Ministerio de Gobierno por su amistad con el ex gobernador Luis Beder Herrera y quedó en ese cargo en la administración de Sergio Casas.

Ya fue diputado provincial y hasta ladero de Beder Herrera cuando fue vicegobernador, mientras que hoy recorre cada punto de la provincia con el objetivo de posicionarse como candidato a diputado nacional.

El año que viene, La Rioja renovará tres bancas a senadores nacionales y dos de diputados nacionales.

Saúl bajo la tutela de un plan de fortalecimiento institucional cambió la forma de comunicar su gestión y hasta se hizo amigo de Néstor Bosetti, quienes se habían desconocido en el avión de la provincia frente a Beder Herrera.

El ministro debe lidiar con la relación política e institucional, ya que es empleado de Casas y los fines de semana comparte momentos con el actual diputado nacional, su amigo.

El gran desafío político es construir y convencer al peronismo que él puede ser uno de los candidatos a diputado nacional. Aquí no es el mismo juego en su Chepes natal, ya que lo que sobran son los intereses personales y políticos de propios compañeros.

Esta alejado de otros dos chepeños como son Alejandra Oviedo y Mario Guzmán Soria, al tiempo que su hermana Cristina se acopló a la buena relación con el vicegobernador.

Según los sondeos conocidos, el peronismo no está bien, como en otras épocas, aunque de las dos bancas a diputados nacionales se podría llevar una.

Por este motivo, quien encabeza la lista a diputados nacionales tendrá garantizada la banca por cuatro años, ya sea del oficialismo como de la oposición.