fb_img_1469280849652.jpg

Retoman los cortes para denunciar contaminación de curtiembre de Nonogasta

Vecinos y asambleístas de La Rioja vuelven a cortar la ruta nacional 40 con sus reclamos. Cada corte demorará hasta 20 minutos y luego se liberará la ruta para el paso

Por Agencia DyN

Vecinos y asambleístas de la ciudad riojana de Nonogasta retomaron hoy los cortes de 20 minutos sobre la ruta nacional 40 para denunciar la contaminación que provoca la curtiembre ex Yoma, ahora en manos de capitales brasileros.

Ante este nuevo corte, el gobierno de Sergio Casas reiteró su promesa de controlar los efluentes que afectan a la ciudad de Nonogasta, a la altura de Chilecito.

El corte, impulsado por vecinos e integrantes de la Asamblea ciudadana El Retamo, es en un sitio neurálgico tanto para la producción como para el turismo en temporada alta, ya que conecta el Valle del Bermejo con Chilecito y Famatina, a 200 kilómetros al oeste de la capital. Sin embargo, los manifestantes explicaron que los cortes son informativos, demoran hasta 20 minutos y luego se libera la ruta para el paso.

La decisión ciudadana fue tomada luego de una reunión que mantuvieron el jueves con el secretario de Ambiente de la provincia, Santiago Azulay, quien intentó llegar un acuerdo con los manifestantes para que no se demorara la circulación de vehículos.

Azulay les informó a los vecinos que la obra destinada a la filtración de los efluentes de la curtiembre CBR se concretará en los próximos meses con la compra de filtros “para extraer el cromo de los desechos”, algo que, según denuncian vecinos y asambleístas, no se hace desde hace casi treinta años y ha enfermado y matado a buena parte de la población.

Clara Olmedo, portavoz de los vecinos, destacó que “por primera vez” pudieron dialogar con una autoridad de ambiente y pudieron aclarar que “no” buscan “quitarle las tierras a la curtiembre”.

Azulay declaró ayer a FM La Red que el reclamo “es justo” y planteó que la solución del problemas tiene dos etapas: “Una es que no se siga contaminando y otra es el pasivo ambiental por los 32 años que lleva trabajando” la empresa.

Además, explicó que “hacia el futuro se instalará una prensa de cromo que llegará desde Italia” y que demorarán y tendremos dos o tres meses hasta su colocación. “Con eso trataríamos el 80 por ciento de los efluentes de la fábrica y el 20 por ciento será con otro sistema. Vamos a plantar en agosto 20 mil plantas, con un ensayo de fitoremediación. Vamos a hacer una inspección en la Curtiembre, tomando muestras de los efluentes e imponiendo la necesidad de acordar un plan con plazos y objetivos”, puntualizó.

Azulay también aclaró que esperan que la planta funcione plenamente en 2017 ya que destacó que las auditorías realizadas por el Gobierno nacional ya fueron todas aprobadas. “Estos expedientes tuvieron observaciones en una auditoría interna, la auditoría dijo que estaba todo en orden y está camino al desembolso del último pago. Presentamos toda la documentación, dimos todas las argumentaciones, se superaron todas las observaciones de la auditoría y van a venir esos fondos”, agregó.

Por acuerdos alcanzados en 2007, es el Estado nacional el que tiene que construir las plantas de tratamiento, no los empresarios.