Saltar al contenido.

La sobrina de Angelelli pide condenar “a los civiles que pidieron su muerte”

A 40 años del asesinato de monseñor Enrique Angelelli su sobrina, Marcela Recanatti, reclamó ayer que sean condenados “los civiles que pidieron que lo mataran” y consideró un “error histórico” que sólo se haya sentenciado a los militares que perpetraron el crimen del obispo de La Rioja.

Por La Capital

A 40 años del asesinato de monseñor Enrique Angelelli su sobrina, Marcela Recanatti, reclamó ayer que sean condenados “los civiles que pidieron que lo mataran” y consideró un “error histórico” que sólo se haya sentenciado a los militares que perpetraron el crimen del obispo de La Rioja.

Angelelli fue asesinado el 4 de agosto de 1976 cuando viajaba en una camioneta por la ruta nacional 38, a la altura de la localidad de Punta de los Llanos, en un hecho que por años se ocultó como un accidente de tránsito y que la Justicia juzgó en 2014 como un crimen organizado por agentes de la dictadura cívico militar.

Ayer Marcela Recanatti, sobrina del obispo riojano símbolo de la opción por los pobres, cuestionó que la Justicia federal sólo haya condenado a los militares que fueron “actores ejecutivos” del asesinato de su tío.

“El plan sistemático Cóndor 2 era militar y fue firmado por los peronistas, quienes lo mandaron a matar. Quien pidió la muerte de Angelelli hoy camina por las calles de La Rioja impunemente”, advirtió.

En declaraciones a FM Fénix y FM Viva, la sobrina de Angelelli sostuvo que “más allá de que los militares fueron los actores ejecutivos, los peronistas fueron quienes lo mandaron a matar” y aseguró que fueron civiles los que les pidieron a los militares que “saquen del medio” al obispo.

“Hay un error histórico y a todo este juicio que se hizo para condenar a los militares le falta una parte. Le falta condenar a los civiles que pidieron que lo mataran. Lamentablemente el asesino camina todos los días por las calles de La Rioja. Nadie lo quiere decir. Todos se callan. Yo tengo una teoría diferente a la que se cuenta”, aseveró.

Recanatti dijo que no iba a identificar a los actores civiles del crimen de Angelelli y afirmó que a ella “nunca” la llamaron a declarar.

La pata civil. El fallo dejó abierta la posibilidad de seguir investigando la participación civil en el asesinato y el abogado querellante Bernardo Lobo Bugeau advirtió entonces que se van a utilizar todos los aparatos del Estado para que “se abran las investigaciones sobre la pata civil, para desentrañar ese punto”.

Otra sobrina del obispo riojano asesinado, María Elena Coseano, aseguró que el hermano fallecido del ex presidente Carlos Menem, de nombre Amado, y sus primos Manuel y César, entre otras 20 personas, “tuvieron que ver con el asesinato” de su tío obispo.

A %d blogueros les gusta esto: