De cara a las legislativas de 2017, la mesa política del PRO pretende que el ministro de Defensa compita por una banca en La Rioja.


Por Perfil

A pesar de algunos planteos de los aliados radicales, desde Casa Rosada aseguran que no existen motivos para modificar el gabinete.

Tras una tanda de rumores que puso al ministro de Energía, Juan José Aranguren, bajo la lupa (Ernesto Sanz le achacó “errores de gestión” con los tarifazos), no hay perspectivas de cambio interno.

Salvo que la canciller Susana Malcorra sea designada al frente de la ONU, no habrá reemplazos hasta el año que viene.

De cara a las legislativas de 2017, la mesa política del PRO pretende que los ministros radicales Ricardo Buryaile (A groindustr ia) y Julio Martínez (Defensa), ambos con aspiraciones a gobernadores, compitan por una banca en Formosa y La Rioja.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, es otro de los perfilados para ser candidato por la provincia de Buenos Aires.