Saltar al contenido.

En La Rioja se vende el GNC más caro del país


Entre las provincias con mayor cantidad de vehículos a gas, La Rioja lidera el ranking. Las conversiones están por el piso en Córdoba


Por Día a Día

El incremento del GNC fue generalizado en todo el país y se produjo a comienzos de año por la quita de los subsidios nacionales al gas. Sin embargo, uno de los objetivos, que era la unificación de precios, no se ha conseguido. De hecho, la disparidad continúa y los automovilistas de Córdoba son los más perjudicados.

Entre los distritos con mayor cantidad de vehículos a GNC, Córdoba es el triste líder (en precio). El valor del metro cúbico “cordobés” supera al de Buenos Aires, CABA, Santa Fe, Mendoza y Tucumán, las seis provincias que acaparan el 86 por ciento del mercado de autos con el tubo amarillo en el baúl. Hay dos excepciones, Entre Ríos y La Rioja, que tienen un valor apenas superior al de Córdoba, pero con una cantidad de vehículos a gas irrelevante en el total del parque del país.

De acuerdo con las estadísticas del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), en toda la provincia de Córdoba el precio promedio del GNC (al 31 de julio) es de 11,434 pesos, mientras que en otros distritos como la Provincia de Buenos Aires y Santa Fe el valor es muy inferior: 10,825 y 10,635 respectivamente.

La brecha es mucho más marcada si se compara el “precio cordobés” con el de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, la diferencia (a favor de los automovilistas porteños) alcanza al 38 por ciento.

Otro dato: el precio del gas natural comprimido en las bocas de Córdoba es un 10 por ciento superior que el promedio de todo el país (10,239).

Unos de los problemas tiene relación con los costos fijos de cada provincia. En algunas, como Córdoba, el costo de la energía eléctrica (clave en la compresión del gas) es superior al de otros distritos, como el de Capital Federal. Si bien el valor se ha equiparado bastante con el “tarifazo” eléctrico a partir de la quita de los subsidios, la diferencia sigue siendo amplia. “El precio se determina por una multiplicidad de factores, la estructura de costo de cada empresa es muy importante”, explicó Pablo Bornoroni, titular de la Federación de Expendedores de Combustibles (Fecac).

Por otra parte: el precio de venta al público del GNC no está regulado en el país, por lo que el valor del metro cúbico se fija en base a la suma del precio mayorista del gas, más los impuestos, los servicios y los costos internos de cada estacionero (salarios, por ejemplo). El resto, la ganancia, lo fija cada uno según su estrategia de venta. Allí, los que más caro venden son los que tienen poca competencia (pasa más en las ciudades más chicas) y los que se ponen de acuerdo con sus colegas cercanos.

Con los números en la mano, Julio Kademian, dueño de una estación local, explicó que “el precio de costo en Córdoba es de 5,45 pesos, impuestos incluidos”. A eso hay que sumarle, “tres pesos por m3 por empleado y 0,60 pesos por la energía eléctrica”, agregó. Eso ya da un costo por encima del precio de venta promedio en CABA, que es de 8,283. Y otro elemento importante que aporta Kademian y que genera la disparidad: “El costo de la materia prima que factura Ecogas tiene todo tipo de impuestos que en Buenos Aires no hay”.

En julio, le pusieron GNC en Córdoba 956 autos, mucho menos que los 2.500 de marzo, el último mes bueno.

A %d blogueros les gusta esto: