Quiere que los gobernadores aporten programas de empleo y vivienda

Por La Nación

El Gobierno buscará el respaldo político de las provincias para sustentar el plan destinado a darles refugio en la Argentina a 3000 sirios. La intención es que los gobernadores coordinen con la Casa Rosada no sólo el apoyo logístico, sino también programas de empleo y de vivienda para los que lleguen.

El presidente Mauricio Macri ordenó a la Jefatura de Gabinete, al Ministerio del Interior y a la Cancillería avanzar en un acuerdo con los gobernadores para reforzar el plan de recibir a refugiados sirios. Para eso, se prevé modificar el decreto 3915/2014, del gobierno de Cristina Kirchner, que creó el Plan Siria, lo que permitirá incluir a los gobernadores en el programa. Esto forma parte de las “responsabilidades compartidas” señaladas por Macri. Esta semana se realizarán los primeros encuentros con los mandatarios para avanzar en el tema.

Por lo pronto, el Gobierno se reunirá hoy con el mandatario de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, para avanzar en un acuerdo y cerrar un primer gesto de apoyo del puntano al plan de refugiados. A la vez, la Casa Rosada se dispone a dialogar con otros gobernadores con el mismo objetivo de sumar apoyos. De hecho, Macri viajará mañana a La Rioja y se reunirá con el gobernador peronista Sergio Casas para dialogar de este y otros temas.

Para poner en marcha el apoyo de los mandatarios provinciales al Plan Siria en la Casa Rosada habilitarán en el decreto 3915/2014 no sólo a las “familias llamantes” para traer sirios al país, sino también a los gobernadores. Así, en ese decreto ahora se planteará la posibilidad de que se incluya el apoyo de los gobernadores.

El Gobierno habilitará una ronda de diálogo con los gobernadores de Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Salta, San Luis, Buenos Aires y Tucumán, entre otros. Es que en esos distritos es donde está concentrada la mayor parte de las comunidades sirias en la Argentina.

La idea de Macri es que en la primera etapa de este plan de refugiados se traiga a 300 sirios de los 3000 con los que se comprometió el Presidente ante las Naciones Unidas. La decisión del Gobierno de sumar a las provincias para apoyar el Plan Siria tiene que ver con la preocupación que plantearon las asociaciones islámicas y fundaciones de colectividades sirias en la Argentina en referencia a problemas sobre la capacidad operativa real para hacer frente a posibles dificultades de vivienda y empleo de los 3000 refugiados sirios.

En este sentido, Adalberto Assad, presidente de la Confederación de Entidades Argentino Árabe de la Argentina, expresó a LA NACION que “la implementación del programa Siria debe ser el resultado de una conjunción de acciones y políticas gubernamentales que aseguren distintos aspectos, como ser la seguridad pública y fronteriza, seguridad social, vivienda, salud, trabajo y educación, ya que éstos de ningún modo pueden ser satisfechos por las entidades y organizaciones comunitarias residentes en el país”.

Este mensaje se lo llevaron las asociaciones árabes e islámicas en el país al Gobierno. Por caso, Assad destacó: “Nuestras organizaciones representativas tan sólo pueden aportar alguna contención básica, mas no estamos en condiciones de asumir acciones ni responsabilidades, que son propias de las políticas estatales”.

Esa misma preocupación por eventuales problemas laborales y de vivienda para los refugiados que manifestaron al Gobierno los referentes de la colectividad siria en la Argentina fue planteada por Amnistía Internacional ante la Cancillería (ver aparte).

Optimismo y coordinación

En forma paralela a la hipotética asistencia de los gobernadores al Plan Siria, en la Cancillería están trabajando arduamente para coordinar esfuerzos con apoyo externo. Así, la Argentina recibirá la asistencia en materia de seguridad de agencias de inteligencia de Estados Unidos y la Unión Europea, al mismo tiempo que la Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se harán cargo del apoyo logístico.

“Somos sumamente conscientes de que el tema refugiados es muy sensible en muchos aspectos. En cuanto a seguridad y también ante una realidad de la Argentina donde hay un 30% de nivel de pobreza. Por ello debemos trabajar en conjunto para ver cuál es nuestra capacidad para darles una oportunidad a los refugiados”, dijo la canciller Susana Malcorra en una entrevista que concedió a LA NACION y a otros medios.

En la Casa Rosada se muestran optimistas con el proyecto de refugiados en función de una encuesta de Amnistía Internacional que revela un apoyo de los argentinos a la decisión de traer a sirios que sufren la guerra actualmente. El sondeo revela que un 86% de la población argentina está de acuerdo o muy de acuerdo en que en caso de una guerra las personas puedan refugiarse en otros países. Un 78% está de acuerdo o muy de acuerdo en que el Gobierno debería “hacer más” por los refugiados. Sólo el 10% de los argentinos les negaría la entrada al país. Y el 90% restante se compone de aquellos que los dejarían entrar al país: 56% de éstos los acogerían en su ciudad/pueblo; el 12%, en su barrio, y el 16%, en su casa. Así lo reveló una encuesta global realizada por Amnistía Internacional en marzo de este año sobre 1001 casos en el país.

Acuerdo con las provincias

El Gobierno quiere contar con apoyo de las provincias para dar empleo y vivienda a los refugiados sirios que vengan

La idea es modificar el decreto 3915/2014, que creó el Plan Siria, con la intención de que los gobernadores también sean parte del programa

Las colectividades sirias y Amnistía Internacional expresaron su preocupación por el tratamiento que se les dará a los refugiados