Saltar al contenido.

Juan Arabel: una luz de esperanza

Juan Arabel presenta “Un ínfimo hilo de luz”, disco que habla de la chaya y de la epopeya popular en defensa del Famatina, contra la megaminería. Será esta noche, en Facultad de Lenguas de Córdoba.


Por Día a Día

El Fama no se toca, cantaban en el corte y en muchas calles riojanas. Aquella resistencia popular contra la megaminería en el Famatina es “histórica”, para Juan Arabel, músico y autor riojano que este jueves presenta su segundo disco, en Córdoba.

A partir de este Un ínfimo hilo de luz, conversamos de La Rioja, que es chaya, albahaca y resistencia ante lo que hubiera sido la contaminación de la fuente de agua más importante en la zona del cerro, con Chilecito como una de sus poblaciones cercanas.

El nuevo álbum de Arabel trae todas canciones de su autoría que musicalizan un paisaje y que está atravesado por el diálogo entre instrumentos del folclore y del jazz. La presentación será esta noche de jueves, a las 21, en el Auditorio de la Facultad de Lenguas de avenida Vélez Sársfield 187 y las entradas anticipadas se consiguen a 120 pesos en Punta y Hacha, de calle Belgrano 612, y Garabombo Café cultural, de Pasaje Revol 76.

Conversamos con Juan, que nos contó algunos detalles de este álbum que fue grabado en Córdoba, a fines del año pasado. “Tuvimos mucha preproducción y tocamos mucho los temas antes de entrar al estudio. Llegamos con la idea clara de cada canción y lo grabamos en dos semanas.

–¿Eso le aportó cierta frescura? Hay, en el disco, un sonido claro.

–Sí, se escucha todo fresco y muy genuino. Digamos que se expresa eso genuino que se manejó durante todo el proceso de grabación.

–Desde lo sonoro hay un puente entre el folclore del carnaval y otros sonidos, otros colores que aportan otros instrumentos.

–Sí; de hecho, cuando empezamos a armar el proyecto, hemos hechos juntadas con los instrumentos y a cantar las canciones y ver cómo se les podía empezar a dar forma instrumental. Y Fede (Federico Lucero, guitarrista) es un músico que viene del jazz. En esas juntadas el traía su guitarra eléctrica y yo mi guitarra criolla. Ya desde esos momentos nos empezamos a dar cuenta de que iba a marcar ese contraste entre lo eléctrico y lo acústico, esa simbiosis que se podía generar con esas dos facetas. Ya veíamos que eso iba a marcar un punto importante dentro de la sonoridad del disco.

Pero tiene su armonía, en el diálogo ese hay una armonía.

–En esa dialéctica entre esas dos instrumentaciones generamos un punto en común, con lo que logramos una unidad. Entonces se escucha mucho conceptualmente, en el disco.

–Y desde la lírica siempre está la chaya, el Carnaval, la albahaca, la harina.

–Soy de La Rioja, ¡viste! Entonces tengo toda esa influencia de toda la poética no sólo riojana sino de todo el folclore regional, del país. Cada uno cuando canta describe su tierra, pero también en este proyecto es como que intentamos abrir un poco el juego, de tratar de decir las cosas de una manera más actual. Porque este disco se empezó a formar después de haber vivido experiencias a nivel social muy fuertes, como fue la defensa del Famatina en contra de la megaminería contaminante. Ese fue un factor muy fuerte. En base a eso nació Un ínfimo hilo de luz, que simboliza la esperanza a nivel poético, un símbolo de la búsqueda de esperanza de los pueblos. También está presente lo que pasó acá en Córdoba con Monsanto. Cada lugar con su lucha y esta es nuestra manera de expresar esto que ha venido ocurriendo.

A %d blogueros les gusta esto: