CrI909dWAAEGwNT

Gobernadores e intendentes arman un polo de poder paralelo en el PJ

El Grupo Esmeralda suma a gobernadores que quieren despegarse del kirchnerismo duro. En el entorno de Gioja se los acusa de “colaboracionistas” del Gobierno.


Por Clarín

Luego de intensas gestiones, finalmente los gobernadores y los intendentes bonaerenses más activos en el peronismo se verán las caras, en el afán de posicionarse y de dar gestos de renovación, además de tomar distancia de la radicalización actual de la tropa kirchnerista.

Sin aval de las autoridades formales del Partido Justicialista, donde ven con mala cara esta movida, los nuevos gobernadores pondrán la casa para la cita y además, sumarán a mandatarios con larga trayectoria.

Hoy, la Casa del Chaco será sede, desde la tardecita, del inicio de una serie de actividades que unirán a gobernadores e intendentes: la intención de quienes motivan esta reunión es que salga una agenda de actividades. que comenzará con el acto del 6 de septiembre donde los alcaldes bonaerenses harán un homenaje a Antonio Cafiero, histórico referente de la renovación peronista, quien ese día pero de 1987 venció en la provincia de Buenos Aires al radical Juan Manuel Casella. Esa actividad consolidará a los intendentes que empujan un eje distinto del pasado reciente kirchnerista y que cultivan un buen diálogo con María Eugenia Vidal.

Luego de eso, se propondrá la realización de un encuentro en Entre Ríos en la primera semana de octubre. Allí se implementarán talleres de discusión, los que finalizarán con un acto con todos los gobernadores y medio centenar de intendentes. La agenda cierra, por el momento, con el acto del 17 de octubre en Chaco, Además de este calendario, promoverán que los legisladores nacionales peronistas establezcan prioridades comunes a sus gobernadores; y allí aparece en el horizonte la discusión del Presupuesto de la administración de Mauricio Macri.

Los gobernadores que participan de esta acción son Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja), Hugo Passalacqua (Misiones), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Juan Manzur, de Tucumán. Pero a estos debutantes en las sillas de las provincias se sumará Carlos Verna, el veterano gobernador de La Pampa, quien siempre fue un duro crítico de Cristina Kirchner, desde los tiempos donde ambos compartían banca de senador nacional. El mandatario de Formosa, Gildo Insfrán, también iba a ser de la partida pero el fallecimiento de su madre, sucedido anteayer, seguramente clausurará sus próximas actividades políticas. El sanjuanino Sergio Uñac no irá a la reunión pues está de viaje de gestión en Italia. El salteño Juan Manuel Urtubey pegará el faltazo por un acto en su provincia, pero ya realizó gestos con este grupo.

El “Grupo Esmeralda” de intendentes bonaerenses será el motorizador por el lado de los alcaldes, pero pretenden sumar a otros que no tienen pertenencia a algún grupo; en esa tarea están Gabriel Katopodis, de San Martín, y Juan Zabaleta, de Hurlingham.

Todo este esquema desata furias en el esquema del PJ nacional. Allí, ven a algunos gobernadores directamente lanzados a una movida contra el presidente del PJ, José Luis Gioja: los críticos del sanjuanino lo critican porque no se anima a tomar distancia del kirchnerismo. El ex gobernador ya no va más a las reuniones de bloque de diputados del FpV (que encabeza Héctor Recalde pero cuyo jefe real es Axel Kicillof) pero hace dos días defendió a la familia Kirchner al fustigar al fiscal Guillermo Marijuan.

En el entorno de Gioja hay molestia pues califican a estos gobernadores como “los que apoyaron a Mauricio Macri con el aumento de tarifas”. Y los señalan por mantener un vínculo cordial con el Gobierno nacional, atentos a los giros de fondos, necesarios para la gestión provincial.

Pero los gobernadores que organizan esta nueva movida política niegan estar enfrentados con Gioja y con Daniel Scioli, vice del partido nacional. Pero asignan estos movimientos al margen de la estructura en la necesidad política de mostrar, desde ahora, que el peronismo se está renovando. La abstinencia de poder en el peronismo genera todo tipo de ruidos, que cobrarán volumen de aquí, a las elecciones parlamentarias del año próximo