Los datos oficiales se conocieron este martes a última hora, cuando el Ministerio de Trabajo de Jorge Triaca decidió difundir a un sector de la prensa el reporte correspondiente al cierre de la primera mitad del año.

Por Ámbito Financiero

El empleo registrado en el sector privado se desplomó desde la asunción del gobierno de Cambiemos. Según cifras aportadas por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que administra la AFIP, en los últimos siete meses 115.281 personas se quedaron sin trabajo. 

En diciembre de 2015 el Estado contabilizó 6.243.245 de empleados registrados. En junio pasado esa cifra cayó a 6.127.964, lo que implicó una pérdida de 115.281 asalariados formales, o sea, 1,84% de total. El informe revela que la caída a junio es ininterrumpida desde febrero pasado, cuando se crearon 8.523 empleos.

Los datos oficiales se conocieron este martes a última hora, cuando el Ministerio de Trabajo de Jorge Triaca decidió difundir a un sector de la prensa el reporte correspondiente al cierre de la primera mitad del año. El relevamiento se titula “Situación y evolución del trabajo asalariado en el sector privado. Datos a junio de 2016”.

En un año, respecto de junio de 2015, el descenso llegó a 84.955, lo que significa una caída del 1,4%. En la comparación intermensual entre junio y mayo de 2016, la baja fue de 12.517 ocupados. Pero si a ese mismo cotejo se le agrega la estacionalidad que calcula la cartera laboral la pérdida es menor: 9.576. “Se trata de una desaceleración importante de la caída respecto a meses anteriores”, justificó el Ministerio de Triaca.

La construcción es el rubro más afectado. De junio de 2015 al de 2016 se dieron de baja 60.068 obreros. “La reducción del número de asalariados formales en la construcción representa más del 60% de la caída observada en el total de los trabajadores registrados en empresas privadas”, destacó el documento al que accedió ámbito.com. Le siguen el sector de la industria manufacturera, con 32.384 pérdidas; las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, con 14.245; y el campo, donde la agricultura, ganadería y la silvicultura se desprendió de 7.211 trabajadores rurales. Los sectores que más incrementaron el trabajo registraron fueron comercio y reparaciones (10.234) y servicios sociales y de salud (10.008).

La provincia y la ciudad de Buenos Aires son los dos distritos que más empleos perdieron en un año. En el territorio bonaerense se esfumaron 21.694 puestos, mientras que en la Capital Federal alcanzaron a 10.807 personas. “La evolución mensual desestacionalizada del trabajo registrado muestra un comportamiento heterogéneo en las distintas jurisdicciones”, sostuvo.

En siete provincias se advierte “cierto crecimiento” (La Rioja, Santiago del Estero, Salta, Chaco, Neuquén, La Pampa y Jujuy); en tres la cantidad de asalariados se mantuvo “prácticamente constante” (Corrientes, Santa Cruz y Misiones), y en las otras 14 el trabajo registrado se “contrajo”. 

Trabajo aclaró que “se considera como unidad de análisis al trabajador y no al puesto de trabajo: esto significa que se cuantifica el número de trabajadores asalariados registrados, independientemente de la cantidad de puestos que ocupe cada uno de ellos”. Para los casos de pluriempleo, con más de un puesto de trabajo registrado por persona, se optó por tener en cuenta el cargo de salario más alto. 

Para conocer el nivel total de despedidos desde la llegada de Mauricio Macri estos números deben complementarse con las disminuciones del empleo público, que según el propio Gobierno totaliazaron 10.921, y los del sector no registrado o empleo informal.