img_0183

“Garantizan igualdad de oportunidades en la transición a la era digital”

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) tienen que ser incorporadas como una herramienta adicional


Por Juan Luna Corzo, ministro de Educación, para Clarín 

La experiencia acumulada por nuestros alumnos y docentes, que desde 2010 tienen laptops en un 100% y 80% de conectividad provista por una empresa pública provincial, nos sirve para redefinir paradigmas, objetivos y metas. 

En primer lugar, entendemos que las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) tienen que ser incorporadas como una herramienta adicional en una reformulación de qué contenidos transmitir y qué didáctica aplicar en clases. Al lanzarse los programas en 2010, tanto provincial como nacional, la atención se enfocó en la entrega de las notebooks, tal como si la incorporación de estos equipos en las aulas conllevaría por sí innovación educativa. Lo que a esta altura está claro es que la innovación debe construirse con nuevas formas

de enseñanza correlacionadas con los modos de aprendizajes propios de los chicos modelo Siglo XXI y, en ese proceso, sumar a las TICs como una herramienta potente, pero no excluyente ni, en determinados casos, principal. Otro dato que podemos recoger de la experiencia riojana es que en el universo de las TICs lo central es la conectividad. Internet está redefiniendo acciones e interacciones humanas. 

La vinculación con el otro, con el saber, con el trabajo, con lo político, con el aprendizaje tiene en la actualidad una presencia determinante de la nube. Todo ello impone que en el fenómeno educativo docentes y alumnos transiten por el mundo aprovechando e internalizando la presencia de internet. 

Es por ello que consideramos apropiado que la Nación haya fijado como prioridad conectar la mayor cantidad de escuelas de nuestro país. Es un desafío muy ambicioso, pero allí reside el carácter del siglo que vivimos. 

Por último, rescatamos la importancia de mantener un modelo 1 a 1 en la entrega de dispositivos que posibiliten el acceso a Internet a nuestros alumnos –ya sean netbooks, tablets u otro aparato–. No debemos desesperar por la falta de mejoras en los indicadores pedagógicos, cuyos diseños no contemplan la alfabetización digital. Nuestra defensa de tal modelo se funda en el cometido de garantizar igualdad de oportunidades a todos en la transición hacia la era digital.