Será el martes en un hotel del centro porteño. Es el segundo en dos semanas.

Por Infobae

Gobernadores, legisladores, intendentes y otros dirigentes del peronismo que abogan por la renovación partidaria volverán a reunirse el martes para conmemorar los 29 años del triunfo del fallecido Antonio Cafiero en la gobernación bonaerense.

El encuentro busca mantener en agenda al grupo que confluyó en un espacio no kirchnerista y que se plantea el armado de una nueva estrategia electoral para recuperar al PJ tras la derrota en las elecciones de 2015 a manos de Cambiemos en la Nación y, en especial, en la provincia de Buenos Aires.

La reunión se realizará en el hotel NH de la calle Bolívar al 100, el martes a las 18, una semana después del primer cónclave general que el grupo por la renovación realizó en la Casa del Chaco en la ciudad de Buenos Aires.

Allí estuvieron gobernadores e intendentes del denominado Grupo Esmeralda, conformado por Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Juan Pablo de Jesús (Partido de la Costa) y Eduardo “Bali” Bucca (Bolívar).

Entre los mandatarios, encabezados por el anfitrión Domingo Peppo (gobernador de Chaco), se hicieron presentes Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja) y Carlos Verna (La Pampa).

También estuvieron el presidente de la bancada de Senadores del PJ-FpV, Miguel Ángel Pichetto, y el del Bloque Peronista de Diputados, Oscar Romero.

Ahora, los intendentes justicialistas de la provincia de Buenos Aires convocaron a un segundo encuentro para conmemorar el “29 aniversario del triunfo de Antonio Cafiero” al señalar que fue un “momento trascendental para el proceso de Renovación Peronista”.

A esta reunión se espera que asistan los mismos dirigentes que estuvieron en la Casa del Chaco y se sumaría el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, que adhiere a una renovación alejada del kirchnerismo duro.

En 1987, Cafiero logró reposicionar al PJ tras la derrota electoral que sufrió en 1983 a manos del radicalismo que colocó a Raúl Alfonsín en la primera presidencia democrática de la década, aunque la renovación peronista dio luego surgimiento a varias corrientes internas que en 1989 devolvieron la hegemonía al justicialismo cuando Carlos Menem ganó las presidenciales.