Saltar al contenido.

La Rioja es la segunda provincia con más búsqueda de pornografía

Las búsquedas de porno en la Web crecieron en la Argentina un 45% en los últimos dos años, y el Observatorio de Internet en la Argentina (OIA) por primera vez tradujo en estadísticas locales un fenómeno que crece en todo el mundo.

Por La Nación 



En términos de búsqueda por Internet, nada lo supera. El porno en la Web no tiene competencia. Una de las pocas excepciones es el deporte, aunque en época de mundiales, ya que la tendencia de búsqueda Juegos Olímpicos -para poner un ejemplo- jamás superó el interés por el porno. Macri lo hizo dos veces: el día del ballottage, el 22 de noviembre pasado, y cuando asumió la presidencia.

El dólar cotizó en alza unas horas cuando se levantó el cepo cambiario, el 17 de diciembre pasado. Maradona empató con el porno el 19 de abril de 2004, el día de su internación. Messi no pudo este año, ni siquiera cuando se conoció su renuncia a la selección. El fenómeno de Pokémon Go lo destronó en su estreno en el país, el 1° de agosto pasado, pero al día siguiente ya había más interesados en ver pornografía que en la caza de pokemones.

Las búsquedas de porno en la Web crecieron en la Argentina un 45% en los últimos dos años, y el Observatorio de Internet en la Argentina (OIA) por primera vez tradujo en estadísticas locales un fenómeno que crece en todo el mundo.

En la Argentina, 8 de cada 10 personas consumen pornografía a través de distintos dispositivos móviles de forma esporádica. En cuestión de género, la brecha es corta: lo hace el 93% de los hombres y el 71% de las mujeres y la mayoría, casi el 50 %, en forma esporádica. Aunque para 2 de cada 10 entrevistados se trata de un hábito semanal.

Está por cumplir 40 años, es madre de doschicos, tiene pareja estable y de forma esporádica, dice sin ruborizarse, mira pornografía por Internet a través de su smartphone. Reconoce, y no se escandaliza, que en el celular de su marido es muy fácil encontrar contenido sexual que, diariamente, es compartido en un grupo de amigos de WhatsApp.

Para algunos expertos consultados por LA NACION, la pornografía en la era digital salió del terreno de lo prohibido, también de lo iniciático, y la rapidez con la que se viralizan los mensajes de contenido sexual obligó a muchos a realizar algunos ajustes en los protocolos de las redes sociales. Para algunos, incluso, el porno se convirtió en un chiste de WhatsApp. De hecho, como se desprende del estudio, el 31 % dijo haber enviado o recibido pornografía por este medio. Y, de este universo, el 71 % son hombres.

“El estudio mostró datos que superan la media mundial de consumo, y eso demuestra que el grado de interés en la Argentina es muy alto -dice Sergio Rosemblat, director de OIA, que se dedica desde hace casi dos años a reunir, organizar y difundir datos acerca del comportamiento de los usuarios de Web en la Argentina-. Creo que analizar este tipo de resultados en Internet permite escuchar lo que la gente dice. Como lugar de lectura de la sociedad es muy interesante.”

La encuesta de la OIA (que funciona en alianza con Flacso) fue realizada a través de Facebook sobre una muestra de 1534 casos, en julio pasado. Según edad y relación de pareja, el segmento que va de los 26 a los 40 es el más activo.

¿Desde qué dispositivos miran pornografía? El 67% utiliza el móvil; la PC, un 69%; tableta, 15% y consola de videojuegos, sólo el 2%. “En este caso me sorprendió, para bien -señala Rosemblat-, el bajo porcentaje de acceso desde las consolas de videojuegos. ‘Los pibes acá están un poco más a salvo’, pensamos por un momento, pero luego nos dimos cuenta de que la presencia de consolas en la Argentina es menor que la media en otros países donde se registra el mismo fenómeno de consumo”.

Cambia el medio, no los hábitos

¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Solos o en compañía? La mayoría de las respuestas a estos interrogantes, en cambio, califican dentro de lo previsible. Puede cambiar la plataforma -de la revista en papel al mundo online- pero las pautas se conservan a través del tiempo: el 82% mira pornografía de noche; en la casa lo hacen 9 de cada 10 y apenas un 11 % en la oficina [aunque vale señalar que de este último universo 2 de cada 3 son mujeres]. La mayoría lo hace en soledad, y sólo los jóvenes de 18 a 25 años prefieren compañía. El 57% toma recaudos y confiesa navegar de forma privada, mientras que un 45% borra el historial luego de la búsqueda. A diferencia de lo que podía suceder antes, donde había que desembolsar plata para comprar una revista en el kiosco, hoy sólo el 4% paga por ese contenido.

Sin embargo -advierte Rosemblat- , como los resultados de la encuesta pueden ajustarse según género, edad o lugar de residencia, entre otros, “esto permite descifrar, por ejemplo, que el 50 % de las mujeres de más de 56 años paga por ver porno de forma habitual”. Más allá de estos datos, los especialistas consideran que lo que ha cambiado de forma significativa es el lugar que se le da a la pornografía en la sociedad.

Eduardo Drucaroff, médico psicoanalista, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y director del Centro Racker cree que, paradójicamente, la pornografía fue perdiendo su connotación. “Ya no se le da el significado social que tuvo en otro momento. Se banalizó. Incluso, una persona no va a escandalizarse tanto por encontrar contenido sexual en el teléfono de su pareja. Creo que ha salido parcialmente del terreno de lo prohibido. Esto forma parte del cambio general de usos y costumbres: cosas que antes eran del ámbito privado y que ahora son del orden público. De todas formas, se la sigue compartiendo con picardía, es un contenido de alto voltaje que sigue estando en los márgenes de lo permitido.”

¿Solteros o en pareja? De la encuesta se desprende que el estado civil no influye demasiado. Los que sí tienen pareja, con un consumen más pornografía que los solteros, 83% vs. 79%, pero la diferencia es poco significativa. En cuanto al ranking de las provincias que buscan con más frecuencia el término “porno” durante los últimos tres años, Formosa lidera el podio. La Rioja, Catamarca, Jujuy y Santiago del Estero la siguen en la lista.

Estados Unidos, Gran Bretaña y la India, primeros

Según el top 20 elaborado por PornHub, el sitio de pornografía más grande en internet, el tráfico más alto de contenido porno a los que se acceden los ususario de la red está liderado por Estados Unidos. En segundo y tercer puesto se ubican Gran Bretaña y la India. Y detrás le siguen: Canadá, Alemania, Francia, Australia, Italia, Brasil, México, Rusia, Japón y España.

La Argentina está recién en el puesto 18°, y detrás figuran Rumania y Bélgica. Sin embargo, según Sergio Rosemblat, director del Observatorio de Internet en la Argentina, dicho ranking no toma en cuenta otras fuentes. “PornHub es el ecosistema líder en oferta y tráfico de contenidos. Pero en la Argentina existe Poringa, que está dentro de los primeros cinco sitios de pornografía al que accedemos los argentinos, y esto no es tomado en cuenta.”

A %d blogueros les gusta esto: