En pocos días, el Gobierno enviará el proyecto de ley para modificar las escalas al Congreso; intentarán convencer a las provincias, las más afectadas

Por La Nación 

El cumplimiento de la promesa de campaña de Mauricio Macri de modificar integralmente el impuesto a las Ganancias no será una buena noticia para todos. Es que parte de la factura la pagarán las economías provinciales, muchas en rojo.

Por eso, el Gobierno comenzará en los próximos días complejas negociaciones con los gobernadores. Los mandatarios provinciales, que aportarán la mitad del costo fiscal de la medida aún sin definir pero de seguro multimillonaria, detentan una importante ascendencia sobre los legisladores. Traducido: sin su aval, no habrá ley en el Congreso.

El último sábado, LA NACION adelantó que apenas el presidente Mauricio Macri vuelva de su gira por China y Wall Street, anunciará el envío del proyecto al Parlamento. Es esperada con ansiedad la llegada también del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, autor de la medida y el único que conoce su impacto fiscal.

Según pudo saber este medio, el proyecto oficial comenzará a regir recién el año que viene y buscará ser gradual, para generar el menor golpe a las arcas provinciales.

Fuentes oficiales confirmaron a LA NACION que, en principio, se pasaría de un rango de alícuotas del 9 al 35% a uno del 6 al 40 por ciento. En tanto, todos los tramos serán actualizados, luego de permanecer congelados durante más de 15 años, desde antes del estallido de la convertibilidad y de la brutal inflación registrada desde entonces.

“Hay que minimizar el costo fiscal sino las provincias no lo van a dejar pasar en el Congreso”, aseguró un importante miembro del gabinete a este medio. “Es por eso que vamos a trabajar sobre la progresividad de la escala”, confirmó, aunque aclaró que el debate interno sobre cómo se avanzará no está del todo cerrado. Sí, como otros colegas en el gabinete, confirmó que la decisión de enviar el proyecto a Diputados está tomada.

La mayor progresividad, como se mencionó anteriormente, estaría en que, si bien se actualizarán los tramos de la escala, es problable que se extiendan aún más las alícuotas, lo que minimizará el impacto en algunos contribuyentes pero lo elevará en los que más ganancias tienen.

“Este año las provincias no van a ceder ni un centavo, y la mitad del costo fiscal es de ellos. Hay que minimizar ese costo”, afirmó el ministro sobre la posibilidad de que los cambios en las escalas se hagan este año. Queda claro que, para el Gobierno, la medida regirá desde 2017.

No sólo los gobernadores serán uno de los ejes de la negociación que probablemente -como en los últimos meses- encare el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Un miembro del Ejecutivo y un representante del triunvirato de la CGT confiaron que la central obrera será convocada nuevamente para presentarle el proyecto. “Es lo primero que vamos a hacer apenas tengamos los números finos”, dijo un ministro.

Luego de la marcha federal del viernes pasado, que reunió a varios movimientos sociales, entre ellos al kirchnerismo residual, el titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, dijo ayer en declaraciones radiales que es probable que esta semana sea recibido por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Una de los reclamos de esa movilización fue el impacto del impuesto a las ganancias en los salarios de los trabajadores.

Micheli advirtió además que para no llamar a un paro, el Gobierno va a tener que “no patear el tema del impuesto a las ganancias para el año próximo, dar lugar a que se reabran las paritarias, aceptar que tiene que dar un aumento de urgencia para los jubilados, porque están muy mal”, y admitir que debe “generar una mesa de diálogo social”.

La respuesta a esos reclamos llegó directamente de la boca del Presidente al final de su gira por China, donde participó de la reunión del G-20. “¿Cómo se van a abrir las paritarias si ya están negociadas y la inflación va a la baja?”, aseguró Macri en una entrevista con Cadena 3. El Presidente, que minutos antes de subirse al avión dialogó con varias radios, se refirió también al proyecto de modificación de las escalas de Ganancias, y confirmó que “a fin de mes”, llegará al Congreso la iniciativa elaborada por Prat-Gay. No sin antes sentarse a negociar.