Saltar al contenido.

El Evita se aleja de Stanley y exige un sueldo social complementario

El proyecto lo presentarán los senadores del Frente para la Victoria-PJ los próximos días, en una embestida que, por sus alcances inciertos, en el Congreso ya la comparan con la recordada ley antidespidos, vetada por Mauricio Macri.

Por La Política On Line 

La luna de miel de Emilio Pérsico con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, se tomó una pausa: El líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, impulsa junto a legisladores del peronismo la declaración de la emergencia social y la creación de un salario complementario para los sectores vulnerables.

El proyecto lo presentarán los senadores del Frente para la Victoria-PJ los próximos días, en una embestida que, por sus alcances inciertos, en el Congreso ya la comparan con la recordada ley antidespidos, vetada por Mauricio Macri.

Es parte del paulatino proceso de endurecimiento del peronismo frente al Gobierno, por el costo social de sus medidas. Esta semana Pérsico y otros líderes de movimientos sociales, estuvieron con el nuevo triunvirato de la CGT, que amenazó con tomar medidas de “acción directa” si Macri no corrige el rumbo.

Tensión que también quedó en evidencia con las cien ollas populares que este jueves el Movimiento Barrios de Pie -una de las organizaciones sociales que articulan con el Evita-, realizó en la Capital.

Este giro abona la posición dentro del PRO de aquellos que dicen que es una locura dejar en mano del kirchnerismo los miles de millones de planes sociales, en una política de apaciguamiento que tarde o temprano usarán contra el Gobierno. Esto es lo que le planteó el tucumano Pablo Walter a Marcos Peña en la reciente cumbre de San Juan y lo mismo que hizo saber aún con más estruendo el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

El acercamiento del Evita a los senadores es parte del progresismo endurecimiento del peronismo frente al Gobierno, ante el costo social de sus medidas.

El proyecto fue anunciado hace quince días en el Senado, con la presencia de legisladores del Frente para la Victoria como los senadores Miguel Pichetto, Juan Manuel Abal Medina y Teresita Luna; o los diputados Juan Pedrini, Cristina Álvarez Rodríguez y Carolina Gaillard.

Se sumaron otros de bloques progresistas, como la diputada Victoria Donda y los senadores Jaime Linares y Fernando “Pino” Solanas.

Luna se sumó hace unos meses al movimiento Evita, representado por Pérsico y Navarro, quienes en marzo protagonizaron una dura polémica con las organizaciones sociales kirchneristas por negociar planes con la ministra Carolina Stanley.

La senadora Luna, flamante integrante de la organización de Pérsico y Navarro, aclaró a LPO que no buscan complicar al Gobierno sino “darle una mano de la mejor manera. Porque es urgente darle dignidad a los sueldos”.

“El Gobierno sabe lo que está pasando en el país, pero no tiene trabajo territorial. Las organizaciones, como el Movimiento Evita, sí. Seguramente muchos oficialistas votarán a favor”, confió la senadora.

El Evita cerró filas con los senadores del peronismo, que podrían votar una ley que obligue al Gobierno a pagar un sueldo social complementario.

Sin embargo, Macri no suele ser tan abierto cuando se trata de proyectos con costo fiscal. El proyecto, aún en etapa de redacción, plantearía la creación de un Consejo Económico y Social que se encargue de las cuestiones “preocupantes para la sociedad”.

Ese consejo podría avanzar con una idea del Evita: Obligar al Gobierno a pagar un sueldo social complementario, focalizado en lograr que las personas lleguen a cobrar el salario mínimo vital y móvil, hoy anclado en sólo 6.810 pesos.

Si logra ser aprobado en la Cámara alta, en Diputados el peronismo no la tendrá tan fácil: Cambiemos suele cajonear en la Comisión de Presupuesto cualquier proyecto incómodo a las arcas del Gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: