Gobernadores del PJ van a Diputados para reclamar cambios a la Ley de Responsabilidad Fiscal que les permita endeudarse de manera automática. Macri se autolimita para la reasignación de partidas.

Por Ámbito Financiero

En el primer Presupuesto de Mauricio Macri sólo falta una definición: qué hacer con la modificación de Ley de Responsabilidad Fiscal que reclaman los gobernadores de provincias para acceder al endeudamiento automático. 

Alfonso Prat Gay le dedicó ayer casi dos horas y media a legisladores nacionales para exponer los adelantos del esquema de gastos e ingresos del año que viene: dólar a 18 pesos, inflación del 17% y una estimación de crecimiento del 3,5% del PBI.

Ayer, el gobernador del Chaco, Domingo Peppo, se reunió con el Bloque Justicialista de Oscar Romero y Diego Bossio. Hoy será el turno del riojano Sergio Casas. También figuran en agenda el salteño Juan Manuel Urtubey y el sanjuanino Sergio Uñac. 

Los mandatarios peronistas, con el cambio de Gobierno, priorizan ahora una modificación a la Ley de Responsabilidad Fiscal que les permita contraer deuda sin aval previo de la Nación. 

En la última reunión de ministros de Economía de las provincias en Casa Rosada, el Poder Ejecutivo Nacional se comprometió a autorizar deuda de las provincias ante organismos y mercados internacionales, siempre y cuando sea destinada a obras de infraestructura y no a gastos corrientes (salarios, por ejemplo).

Los cambios en la Ley de Responsabilidad Fiscal serán entonces un debate aparte del Presupuesto, al igual que la modificación del Impuesto a las Ganancias. Con un salmón a la plancha y verduras al vapor, Prat Gay mantuvo un intercambio con diputados y senadores desde las 12.45 hasta las 14.30 en el 5 piso del Ministerio de Economía. 

En representación de Diputados estaban el macrista Luciano Laspina, el radical Luis Pastori, el massista Marco Lavagna, el justicialista Diego Bossio, y el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri. El pelotón del Senado lo encabezó Julio Cobos, el peronista delasotista Carlos Caserio, Federico Pinedo y el único kirchnerista invitado al almuerzo, Juan Manuel Abal Medina. 

En rigor, había otro kirchnerista, el santafesino Gustavo Marconato, actual secretario de Hacienda de Prat Gay y expresidente de la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda en Diputados durante la gestión de Néstor Kirchner. También participaron Rogelio Frigerio y su vice en Interior y Obras Públicas, Sebastián García de Luca. La jornada no sólo trajo novedades presupuestarias en Economía. 

En Diputados, el jefe de la bancada kirchnerista, Héctor Recalde, adelantó que su bloque, el más numeroso de la Cámara, aportará los votos para aprobar el Presupuesto 2017. “Nosotros no somos capaces de dejar sin presupuesto al Gobierno. Vamos a votar el Presupuesto con todas las observaciones que tengamos que hacer, pero no vamos a dejar al Gobierno sin Presupuesto porque esto sí es poner palos en la rueda. Como nos hicieron desde la oposición con el Grupo A”, se quejó Recalde. 

En Economía también se habló de “superpoderes”. Prat Gay confirmó que “existe la decisión política del Gobierno de eliminar gradualmente los superpoderes”. 

Esa afirmación se traduce en una gradualidad acotada para modificar el destino de partidas presupuestarias sin autorización del Congreso. 

Anoche, se estimaba que el Poder Ejecutivo tendrá un tope cercano al 10% del total de partidas para reasignar el próximo año. “Este es el primer Presupuesto luego de muchos años que va a ingresar al Parlamento con un contexto que va a reflejar absolutamente la realidad, después de haber visto durante muchos años la presentación de presupuestos con una base falsa de indicadores porque el INDEC no existía y donde los números se convertían casi en una ficción”, señaló Negri.