maquinas-electronica-eleccion-ciudad-efe_claima20160919_0103_28

El Gobierno compra las máquinas y cambia el negocio del voto electrónico

En vez de contratar el servicio completo a empresas privadas, avanzará en la adquisición de las terminales que se requieren para la boleta electrónica. Estiman que ahorrarán más de 180 millones de dólares.

Por Clarín

Cuentan que, cuando le presentaron la idea, Mauricio Macri pensó con el bolsillo, se entusiasmó y dio la orden para avanzar. Al cabo, se trata de un ahorro que en el Gobierno estiman cercano a los 180 millones de dólares. Y la posibilidad de evitar los señalamientos de la oposición en torno a quién se quedará con el negocio. Así, una vez que se apruebe la reforma electoral, la Casa Rosada tiene previsto cambiar el paradigma del voto electrónico en la Argentina: se decidió a comprar las máquinas, en vez de alquilarlas, y sólo delegará en empresas privadas la confección del software y la transmisión de datos.

La movida es inédita en el país. Es que, hasta el momento, los distritos que recurrieron al voto electrónico contrataron el servicio completo de voto y escrutinio. Es decir, las firmas que se llevaron la licitación pusieron a disposición el hardware, el software y el personal y la logística para el recuento.

Y no deja de ser una apuesta arriesgada, ya que implica desdoblar la aplicación de un sistema sobre el que se buscó incursionar a partir de la desconfianza que generó en las últimas presidenciales la tradicional boleta de papel. Aun así, en el Gobierno sostienen que no habrá inconvenientes. Las empresas que venían proveyendo las máquinas, y que perderán parte de sus ingresos, opinan distinto.

El secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, cerebro de la reforma electoral; y el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, que tendrá a su cargo la implementación, pulen los detalles del plan. Y se preparan para contratar –siempre a través de una licitación, remarcan– sólo el software y el asesoramiento técnico.

La iniciativa ya tiene el visto bueno del Presidente, según confirmaron a Clarín fuentes oficiales, que calculan que de este modo el Estado “podrá ahorrar más de 1.500 dólares por cada máquina” que se requiera. Una cifra que toma otra relevancia si se tiene en cuenta que serán necesarias unas 120.000 para cubrir la elección nacional. Aunque hoy, parece más viable la chance de que la boleta electrónica se implemente en 2017 en forma gradual, en 10 o 12 distritos, como reclaman a viva voz desde distintas vertientes del peronismo y -por lo bajo- varios dirigentes de Cambiemos.

¿Cómo se llega a ese cálculo de ahorro? Simple, dicen en la Casa Rosada. Los sondeos preliminares que hicieron en el Gobierno proyectaban un gasto promedio de 2 mil dólares por cada computadora “prestada” para la ocasión. “Nosotros las podemos comprar en el mercado por menos de US$ 500”, exponen.

Además, explican que la intención es reutilizar las máquinas, ordenadores “all in one” adaptados especialmente para la elección, pero que después podrán acondicionarse y destinarlas a escuelas y hospitales: “De esa manera, bajaríamos también la cantidad de computadoras que el Estado compra cada año para cubrir otras áreas”.

En el macrismo aún recuerdan las críticas que recibió el hoy Presidente a partir de la licitación para las elecciones porteñas de 2015. Allí, la empresa Magic Software Argentina S.A se quedó con el negocio contra Smartmatic, una firma multinacional que provee el servicio en varios países, por $ 216 millones. En la Ciudad se necesitaron apenas 9.500 unidades. Y el dólar oficial, al momento de la contratación, se ubicaba alrededor de los $ 10.

De todos modos, especialistas en el sector admiten que ese valor no se puede proyectar por una cuestión de volumen: a mayor cantidad de máquinas requeridas, menor el precio por unidad. En efecto, Salta, otro de los distritos que implementó la boleta electrónica en forma total, desembolsó ante la misma compañía -MSA- unos $ 72 millones por 2.500 terminales de votación para los comicios de 2015.

La “boleta única electrónica” es una suerte de impresora, donde el elector elige a sus candidatos en una pantalla e imprime su voto. Este queda registrado en tinta pero también en un chip que hace más rápido el conteo. Algunos informáticos advierte sobre vulnerabilidades del chip, que permitirían alterar resultados. Las empresas que venden el sistema responden que eso no es tan simple.

Si bien la discusión de la reforma electoral luce empantanada en el Congreso, en el Gobierno confían en que podría destrabarse. Por eso, ultiman detalles de los pliegos. Y preparan el programa de capacitación, que será responsabilidad del Ministerio del Interior de Rogelio Frigerio: por este motivo, la semana pasada el subsecretario de Asuntos Electorales Ezequiel Fernández Langan viajó a Atlanta, EE.UU., para avanzar en un acuerdo de cooperación con representantes del Centro Carter, la ONG fundada por el ex presidente estadounidense Jimmy Carter y especialista en procesos electorales.