img_0724

La Iglesia expresó al Gobierno su “preocupación por el tema del trabajo y la producción”

El presidente del Episcopado, José María Arancedo, se reunió con los ministros Marcos Peña y Jorge Triaca. Si bien el Gobierno y la Iglesia coincidieron en destacar el “valor del diálogo”. Los obispos quieren que se llame a un diálogo social.

Por La Prensa

Funcionarios del gobierno nacional se reunieron con las autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), a quienes les informaron de las políticas sociales en marcha, en un encuentro en el que coincidieron en destacar el “valor del diálogo” y de los “acuerdos entre los sectores de la producción y el trabajo”.

Así lo informaron en un comunicado conjunto difundido, tras una reunión de una hora y media en la sede del Episcopado, ubicado en el barrio de Retiro, que fue encabezada por el titular de la CEA y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

“El Gobierno y la Iglesia destacaron hoy el valor del diálogo y de los acuerdos entre los sectores de la producción y el trabajo durante una reunión celebrada esta mañana”, dice el comunicado difundido en forma simultánea desde la oficina de prensa de la CEA y la Presidencia de la Nación.

Durante el cónclave, los funcionarios del gabinete le informaron a las autoridades de la CEA sobre las políticas que lleva adelante el gobierno, principalmente en materia social, según se informó.

Junto a Peña participaron del encuentro el ministro de Trabajo, Jorge Triaca; el secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana; el secretario de Culto, Santiago de Estrada; el subsecretario de esa área, Alfredo Abriani, y el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso.

En tanto, por la Conferencia Episcopal, además de Arancedo, estuvo presente el vicepresidente primero y arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli; y el secretario general, monseñor Carlos Malfa.

La reunión, que fue definida por fuentes oficiales y eclesiásticas como “cordial”, fue solicitada por el gobierno y, durante el transcurso de la misma, hubo “un ida y vuelta” de comentarios y opiniones.

Según las fuentes de la Iglesia, los obispos presentes en el encuentro expresaron su “preocupación por el tema del trabajo y la producción”, aunque voceros oficiales dijeron que “no hubo reclamos” de la Iglesia en el encuentro.

La semana pasada, el Episcopado había recibido la visita de las autoridades de la CGT unificada, con quienes coincidieron en el diagnóstico sobre la situación del país, en relación a “los niveles de desempleo, la situación social y el impacto del narcotráfico”.

Además, en esa oportunidad, obispos y sindicalistas coincidieron en reclamarle al gobierno de Mauiricio Macri “una mayor celeridad en dar respuesta a los problemas más urgentes” que plantean los trabajadores.

En el marco de ese encuentro, la Iglesia le pidió a las nuevas autoridades de la CGT que “agoten todas las instancias de diálogo antes de tomar medidas extremas”, como la convocatoria a un paro general.

Ayer, Arancedo recibió también a un grupo de senadores y diputados nacionales integrantes del Movimiento Evita, entre los que se encontraban Teresita Luna, Juan Manuel Abal Medina, Remo Carlotto y Araceli Ferreyra, quienes le entregaron un proyecto de ley que busca declarar la “Ley de emergencia social y de las organizaciones de la economía popular”.