Saltar al contenido.

Para seducir a los gobernadores, suben 31% los giros a provincias

Representa el doble que la inflación que prevé el macrismo. También beneficia a los municipios.

Por Clarín

El reclamo de fondos que impulsan gobernadores peronistas en el Congreso, a través de sus espadas legislativas en el inicio del debate por la Ley de Presupuesto, reavivó un debate en el que el Gobierno buscará imponer su postura con un argumento que se desprende del proyecto: aumentarán un 31 por ciento fondos a las provincias y municipios, porcentaje que está cerca de duplicar a la inflación del 17% prevista para 2017.

Según el proyecto que el Gobierno envió al Congreso, el próximo año Nación girará 731.084 millones de pesos a las provincias, en concepto de fondos por coparticipación federal y leyes especiales. El monto proyectado para este año, bajo el Presupuesto que dejó el kirchnerismo, es de $556.322 millones. A estos números se debe sumar el Fondo Federal Solidario -el “sojero”- que le garantizarán a los gobernadores otros $30.385 millones, casi un tercio más que los $22.880 previstos para este año.

Con todo, las transferencias automáticas, cuya distribución equitativa está prevista por ley, ascenderán a $761.469 millones frente a los $579.202 millones previstos para 2016. Es decir, un 31% más.

Por su parte, las transferencias no automáticas (transferencias de capital y corrientes), que engloban la obra pública, los planes de viviendas y los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) crecerán casi al ritmo de la inflación, un 17,6%: de $178.271 millones a $209.624.

Este punto parece ser el disparador de los principales reclamos de los gobernadores, que quieren que se les garantice más fondos y apuntan, aunque siempre por lo bajo, a un trato preferencial del Gobierno hacia la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires.

Los mandatarios presionan para discutir la coparticipación del impuesto al cheque y, en busca de más “previsibilidad” para sus gestiones, también proponen la creación de un Fondo de Convergencia Federal y la transferencia automática de los ATN.

Desde el Gobierno, aunque -al menos por ahora- nadie lo dirá públicamente, consideran exagerado el pedido, teniendo en cuenta el esfuerzo que hará Nación para devolver el 6% del porcentaje que se retenía a las provincias para financiar a la ANSeS. Se trata de unos $28.340 millones de pesos, que se sumarán a otros $14.170 millones, en concepto de un 3% que se adelantará por el mismo tema. “Con el kirchnerismo ni siquiera se podían sentar a hablar”, apuntan en la Casa Rosada.

Curiosamente, en el tema hay unanimidad dentro del Gobierno. Tanto el ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay y el resto del ala económica, que puja para no salirse de lo planteado en el Presupuesto, como el ala política, que debe negociar a diario con los gobernadores, coinciden en que la presión de los mandatarios es exagerada.

“Por decisión del Presidente, hemos avanzado en la transferencia de recursos y obras para las provincias de una manera histórica. La intención que planteamos al asumir, no ha quedado sólo en una foto. Recibimos obras paralizadas, hemos pagado todas las deudas que dejó el gobierno anterior y terminamos con los manejos discrecionales”, dijo Sebastián García de Luca, viceministro del Interior, segundo de Rogelio Frigerio, quien esquivó la polémica.

No obstante, el Gobierno sabe que necesita de los gobernadores para aprobar el Presupuesto y está abierto a la negociación. Especialmente intentarán convencer a los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Carlos Verna (La Pampa), Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Casas (La Rioja) y Gustavo Bordet (Entre Ríos), que esta semana, en una muestra de poder al Gobierno, se reunieron con diputados del Bloque Justicialista y senadores peronistas y pusieron condiciones para aprobar el proyecto.

A %d blogueros les gusta esto: