Son los casos de Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Uñac (San Juan), quienes buscarán afianzarse como jefes territoriales

Por DyN
Los nuevos gobernadores del PJ se jugarán las elecciones legislativas del año próximo dentro y fuera de los contornos del peronismo, al afrontar el doble desafío de validar sus administraciones en los comicios de medio término e imponerse por sobre sus antecesores en el control del partido a nivel local.

Son los casos de Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Uñac (San Juan), quienes buscarán afianzarse como jefes territoriales en un escenario incierto a partir de la influencia que todavía ejercen los antiguos mandatarios justicialistas.

Si bien las experiencias tienen similitudes, algunas de esas eventuales disputas podrían ser más pronunciadas que otras, como la sorda puja entre Peppo y Jorge Capitanich en Chaco o la interna que podría abrirse a largo plazo entre Casas y Luis Beder Herrera en La Rioja.

“Los gobernadores que no asuman la conducción política van a tener problemas -advierte ante DyN un experimentado operador del peronismo chaqueño-. Si no, son gobernadores de Estado, pero eso no funciona en el justicialismo”.

El duelo entre los nuevos mandatarios y sus antecesores quedará en evidencia durante la conformación de las listas legislativas, lo que definirá quiénes son los encargados del manejo de la dinámica partidaria local.

Especialmente delicado es el caso de Uñac, quien mantiene una convivencia tensa con su antecesor, José Luis Gioja, una figura de relevancia y actualmente a cargo del Consejo Nacional del justicialismo.

No obstante, en el peronismo sanjuanino creen que Uñac y Gioja “van a terminar consensuando”, al recordar que el actual mandatario “tuvo al principio un discurso para marcar diferencias pero luego volvió a las fuentes”.

Si bien el trazado electoral es prematuro, las fuentes indican que el “acuerdo” entre ambos podría consistir en la candidatura a senador nacional para Gioja y el control de la lista de diputados para Uñac.

“Gioja no deja de tener un buen sector de poder”, apuntan sobre el predicamento del ex gobernador entre los diputados de San Juan, aunque aclaran que el jefe del PJ “también entiende que Uñac es el gobernador y tiene que darle las herramientas”.

Atentos a ese proceso, la mayoría de los mandatarios apuró la marcha para ser ungidos al frente del PJ de sus provincias, como los casos de Bordet, Peppo y Uñac. Pero ni siquiera esa disposición les garantizó el encuadramiento automático: sobre algunos se cierne la amenaza de una disputa abierta a través de las PASO.

“A mí lo único que me va a jubilar es la enfermedad. Vamos a llamar los primeros días de diciembre a elecciones para renovar autoridades”, avisó Beder Herrera, jefe del PJ riojano, al insinuar que podría no tener intenciones de dejarle el camino allanado a Casas en el largo plazo, aunque ambos reportan a nivel nacional al Bloque Justicialista de diputados.

En tanto, en Chaco reconocen que Peppo tomó las riendas y que “después de tantos años va a crujir la estructura porque la lapicera la tendrá otro”, aunque advierten que la “disputa” con Capitanich “será por el premio mayor en 2019”.

Pese a resaltar que Capitanich “operó” para que Peppo fuera designado jefe del PJ porque “así lo manda la tradición” sobre los gobernadores, descartan una síntesis en el largo plazo por las “señales” de autonomía que emite Peppo con miras a su reelección.

“Es que si no tiene esos gestos, no va a poder gobernar”, analizan, en un pronóstico que se hace extensivo al resto de los mandatarios del PJ.