Saltar al contenido.

Presupuesto 2017: La Rioja con récord de obra pública de financiamiento por habitante

La Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera y Política (ASAP) informó que la Provincia se lleva otra vez el primer lugar con $11.817

La Política On Line

La Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera y Política (ASAP) ofreció en un encuentro con periodistas en el que se presentaron los lineamientos principales del presupuesto 2017.

Lo primero que se destaca es que el Presupuesto evidencia que el Gobierno se llevó una sorpresa al asumir el poder y que se vieron necesitados de un cambio en la política fiscal. Frente al discurso de principio de año de fuerte recorte del gasto público, el Presupuesto propone una reducción del déficit fiscal primario de tan solo 0,3% del PBI y si se mira el déficit total “es una reducción del 0,1% del PBI, pero con más deuda exigible, antes había deuda pero no exigible porque estaba en default”, aclaró Guido Rangugni del a Comisión Directiva de ASAP.

“Es un presupuesto más keynesiano que neoclásico, sin duda, en lo que se refiere a la obra pública”, aseguró el presidente de la Asociación, Rafael Flores,quien calificó de positivo y razonable que el Gobierno haya optado “por reactivar la economía antes de retomar el sendero de baja del déficit, como reconoció el viceministro de Hacienda Pedro Lacoste en la Comisión de Presupuesto”.

En lo que respecta a la relación entre el gobierno nacional y las provincias, Flores subrayó que “Hubo un cambio de reglas. Después de tantos años las eran implícitas, pero estaban claras. Por ahora las nuevas no se terminan de definir”.

Con el fallo de la Corte Suprema de fines de 2015, se les reconoció a las provincias de Córdoba, San Luis y Santa Fe el derecho a recuperar el 15% de la masa de recursos coparticipables que se destinaba a la ANSES y, en el caso de las dos primeras, el 1,9% de la coparticipación que aportaban a la AFIP.

Por un lado se observa que la Nación avanza en darles a las provincias mayor autonomía. Por otro, se trasluce la estrategia de Hacienda de avanzar hacia la mayor supervisión fiscal, explicó Flores.

“La discusión sobre la extensión de esta devolución a todas las provincias (lo que, solo en el caso del 15% que financia a la ANSES, implicaría cerca de $130.000 millones) abarcó toda la primera parte del año y se terminó saldando mediante la firma de un convenio en el mes de mayo por el cual la Nación se compromete a devolver ese monto a razón de un 3% por año entre 2016 y 2020, así como a prestarles a las provincias hasta el doble de esa suma durante este ejercicio mediante un préstamo de libre disponibilidad del Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Así, el monto correspondiente al 3% que recuperó el conjunto de provincias argentinas será de aproximadamente $13.0002 millones para este año”, explicó el informe de la ASAP.

Así, por un lado se observa que la Nación avanza en darles a las provincias mayor autonomía y que haya menos dependencia de las transferencias discrecionales de la Nación. Pero por otro, se ve que Prat Gay busca limitar el endeudamiento provincial, lo que trasluce la estrategia de Hacienda de avanzar hacia la mayor supervisión fiscal, explicó Flores.

Lo que sí es evidente es que en este presupuesto hay más prolijidad en la asignación de la obra pública, señaló Gastón Suárez, de la Comisión Directiva de ASAP. Se nota el trabajo de priorización de obras y de evitar la superposición de financiamientos.

A la vez, en este nuevo vínculo entre el Estado Central y los provinciales, es relevante ver la distribución de la obra muestra nuevos ganadores y perdedores. Las provincias del norte, gracias al Plan Belgrano, suenan como las nuevas favoritas. Pero no es tan así.

A la hora de analizar las nuevas preferidas, tanto el ranking de la cantidad de dinero que la Nación asigna a cada distrito en términos absolutos, como la cantidad de dinero por habitante y por provincia son criterios sesgados. Lo mismo sucede si se compara el aumento porcentual de obra pública por provincia entre 2016 y 2017. Por ende, conviene combinarlos para entender la distribución de recursos, recomendaron los especialistas.

Por ejemplo, la provincia de Buenos Aires con $15.890 millones de obra lidera el ranking en términos absolutos, pero queda en el puesto 20 en el de obra por habitante. Y La Pampa lidera los aumentos porcentuales con 639,2%, pero es porque en 2016 casi no tenía obras asignadas.

Con los tres criterios combinados, “Jujuy es la nueva Santa Cruz” bromearon los especialistas. Ya sea porque pasó de tener asignados $407,2 millones en 2016 a $1.901,1 millones de obra pública pagada por el Estado Nacional, lo que implica un aumento de 366,9%; ya sea porque con $7.929 por habitante queda cuarta en el ranking, justo detrás de la Ciudad de Buenos Aires.

Con los tres criterios combinados, “Jujuy es la nueva Santa Cruz” bromearon los especialistas. Con un aumento de 366,9%, pasó a tener asignados $1.901,1 millones de obra pública y queda cuarta en el ranking de presupuesto por habitante.

Formosa, Misiones y Santiago del Estero, dado su atraso en materia de infraestructura y la gran deuda social, son las grandes perjudicadas, pese a formar parte del Norte al que apunta. Misiones sobre todo. La provincia yerbatera va a recibir inversiones nacionales equivalentes a los $2.484 por habitante, con un módico aumento del 18,3% en términos absolutos (en línea con la inflación), hasta los $543,2 millones.

Le sigue Santiago del Estero, con $3.910 por habitante. Esto representa un aumento del 43,2% de la obra pública financiada por la Nación hasta los $245,1 millones, menos de la mitad de lo que recibirá Misiones.

Y Formosa tendrá un aumento nominal del 4,2% en términos absolutos hasta los $680,3 millones, lo que igual representa $6.294 por habitante.

La sorpresa en este presupuesto es la provincia de Urtubey. Es el único distrito con una baja significativa de la obra pública que cae 11,9% sin contar el efecto inflacionario hasta los $739,5 millones; o lo que es lo mismo los $4.090 por habitante.

El récord de obra pública de financiamiento por habitante, se la lleva otra vez la provincia de La Rioja con $11.817, seguida por Tierra del Fuego y la Ciudad de Buenos Aires. Mientras, la población menos favorecida por la Nación será la de Córdoba con $2.246 por habitante, por poco superada por Santa Fe con $2.301.

Estas últimas son casualmente las que cobraron el 15% por el fallo de la Corte Suprema junto con San Luis, provincia que se llevará en 2017 un aumento del 333,5%, lo que le significará obras por $3.935 por habitante.

 

A %d blogueros les gusta esto: