img_1120

Diputadas kirchneristas piden ver a Lemus 

Integran el Movimiento Evita y quieren participar en la decisión del Ministerio de Salud respecto a la utilización o no de los materiales del Plan Qunitas, objetado por la justicia.

Por Parlamentario

Las Mujeres del Movimiento Evita solicitaron una audiencia con el Ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus, horas después de que se hiciera pública la decisión del juez federal Claudio Bonadio de transferirle a esa cartera la responsabilidad de decisión acerca de la utilización de los elementos que conforman el kit del plan Qunitas.

En la nota enviada al ministro, las mujeres firmantes ponen a disposición organizaciones e instituciones de sus provincias dedicadas al trabajo territorial con madres de los sectores más vulnerables y técnicos de sus universidades para conformar un equipo interdisciplinario que establezca en el corto plazo la existencia o no de un potencial riesgo en la utilización de los kits hoy cuestionados.

Las legisladoras manifestaron su apoyo al Plan Qunita y solicitaron la continuidad del enfoque y de la inversión del Estado nacional al entender que el programa en cuestión constituye “una herramienta de acompañamiento para la madre y el recién nacido tendiente a revertir una situación de inequidad”.

“La mortalidad materno infantil es un indicador que refiere directamente a la desigualdad social y sanitaria que padecen principalmente las madres y niños pobres de nuestro país”, señalan en la nota Teresita Luna, senadora nacional por La Rioja; Adela Segarra, diputada nacional (MC) del Frente de Mujeres Evita Provincia, y las diputadas nacionales Lucila De Ponti, Silvia Horne y Araceli Ferreyra.

Por su parte, las legisladoras instaron a la justicia a “continuar y profundizar la investigación con respecto a cualquier delito que pudiera haberse cometido en perjuicio del Estado, castigando a sus responsables de comprobarse la concurrencia de los mismos”, pero rechazaron “la actual situación de quietud” respecto a la utilización de los kits, “teniendo en cuenta que no existen denuncias de madres beneficiarias que hayan informado daño alguno en sus niños en una distribución de 74.000 kits en 289 maternidades de todo el país y de las opiniones de prestigiosos neonotólogos que han pedido se revierta la decisión de Bonadío de queremos”.