ctjr5enwiaayesc

El oficialismo acordó el Presupuesto y negocia Ganancias con la CGT y provincias

Los cambios en el impuesto no se aprobarán en simultáneo con la ley de leyes

Por Diario BAE

El oficialismo empieza a ver algo de luz en el extenso camino hacia la aprobación del Presupuesto 2017. El plan es firmar dictamen en la Cámara de Diputados antes de fin de mes y llevarlo al recinto en la primera semana de noviembre, para darle tiempo al Senado de tratarlo dentro del período ordinario. Por los diálogos mantenidos hasta ahora, tendrían avanzado el visto bueno del Frente Renovador, del bloque Justicialista, de Progresistas y de otros bloques provinciales. El combo se completa con los límites a los superpoderes y dos proyectos más que todavía negocian con los gobernadores: las reformas de la ley de Responsabilidad Fiscal y del Impuesto a las Ganancias.

Tras una serie de reuniones con el massismo y el justicialismo de Oscar Romero y Diego Bossio, Cambiemos decidió convocar a una mega sesión el 2 de noviembre. Ese día el plan es darle media sanción a un paquete integrado por tres expedientes: Presupuesto, Superpoderes y Responsabilidad Fiscal. La intención es que los cambios en Ganancias se traten recién el 30 de noviembre, sobre el cierre del año parlamentario. Por lo que esas modificaciones se tratarán en Senado en sesiones extraordinarias o pasarán directamente a la agenda 2017.

Este miércoles se reunieron con Bossio el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, el del interbloque Cambiemos, Mario Negri, y el de la bancada macrista, Nicolás Massot. Antes habían preacordado un cronograma provisorio con la jefa del bloque massista, Graciela Camaño. En esas conversaciones, el oficialismo dejó claro que no había disposición para engordar los números más allá de los dos billones de pesos que componen el Presupuesto para el año que viene. Los opositores dialoguistas, más allá de algunos reclamos, aceptaron esa postura. “No queremos que para atender otras demandas se incremente el déficit fiscal, que ya es altísimo en lo planteado en el Presupuesto”, detalló un legislador que sigue de cerca estas charlas.

En su punteo, Cambiemos anotó de su lado a todos los bloques “dialoguistas” y aliados para poder aprobar el paquete completo. La única duda la tendría con el Frente Renovador y Ganancias. Este impuesto es eje central del discurso y lo fue en su campaña- de Sergio Massa y el ex jefe de Gabinete no estaría en condiciones de acompañar la propuesta tal como vendría planteada.

Igualmente llegarían a reunir los 129 necesarios con el respaldo de bloques que responden a los gobiernos de sus provincias, como el Frente Cívico de Santiago del Estero, el Movimiento Popular Neuquino, los cordobeses que conduce el ex gobernador José Manuel de la Sota y los puntanos de Compromiso Federal.

Cuerda tensa
En Casa Rosada hoy se ven tironeados por dos frentes. Mientras los gremios exigen un alza significativa del mínimo no imponible para que Ganancias no golpee a los asalariados, los gobernadores pretenden que sus ingresos por ese impuesto sufran el menor recorte posible. El Presupuesto prevé un costo fiscal por la caída en la recaudación por este impuesto de 25 mil millones de pesos. Las provincias aceptarían estirar esa baja a no más de 30 mil millones.

Esa negociación hoy viene bien, pero podría tensarse. Por fuera de las conversaciones formales, los gobernadores ya advirtieron al Gobierno que si desoyen sus exigencias y se inclinan hacia las demandas de la CGT van a avanzar en las dos cámaras con proyectos para coparticipar la totalidad del impuesto al cheque y el fondo de Aportes del Tesoro de la Nación (ATN).

Por lo pronto, el senador Adolfo Rodríguez Saá convocó este martes a la comisión de Coparticipación Federal de Impuestos para tratar varios proyectos que son, a su vez, dolores de cabeza para el Gobierno: uno para declarar la intangibilidad de la masa de recursos coparticipables y otros para que el hueco recaudatorio por los reintegros del IVA por comprar minoristas para jubilados y beneficiarios de planes sociales los cubra el Tesoro Nacional y no afecte la canilla de recursos hacia las provincias. No logró reunir quórum, pero el mensaje quedó planteado.