Rozas dijo que el trato de “respeto” del jefe del Estado nacional con todos los mandatarios provinciales es un comportamiento “sin discriminación” de parte le parece “valioso”.

Por Télam

El jefe de bloque de senadores nacionales de Cambiemos, Ángel Rozas, admitió que existen “reclamos” de un sector radical de Cambiemos que observa “un gesto muy amplio de generosidad” del gobierno del presidente Mauricio Macri en el trato hacia gobernadores del Partido Justicialista.
Al respecto negó cualquier riesgo de ruptura y aseguró que “como cualquier gran familia hay diferencias porque se proviene de lugares diferentes” pero que de ningún modo “esto implicaría una división”.

“Nos sentimos absolutamente parte de Cambiemos y parte de este gobierno, tenemos ministros, funcionarios en la segunda y la tercera línea, en Legislaturas”, argumentó. 

El senador Rozas elogia a Macri porque corrige lo que hace mal y trata con respeto a la oposición.

El asombro

El legislador dijo que le “preocupa a veces el asombro de algunos periodistas cuando algún radical emite una opinión sobre algún tema diferente a una opinión de alguien del gobierno, ahí dicen andan mal las relaciones, hay riesgo de ruptura y esto no es así”.

Sobre las críticas de la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió respecto a algunas medidas, aclaró que esto tiene que ver “con reconocer las diferencias”.

“El hecho de que Carrió marque un punto de vista diferente no pone en riesgo Cambiemos. Lo ha dicho ella incluso. La riqueza de Cambiemos es precisamente reconocernos, que somos partidos políticos diferentes con orígenes diferentes”, apuntó.

A la vez dijo “estamos haciendo un aprendizaje y una experiencia muy rica cabalgando sobre la divergencia pero con un objetivo en el que sí coincidimos absolutamente, y es que no queremos que haya más populismo en Argentina”.

Para mejor

Rozas dijo que el trato de “respeto” del jefe del Estado nacional con todos los mandatarios provinciales es un comportamiento “sin discriminación” de parte le parece “valioso”.

“Como venimos de un modelo en el que si no eras amigo del Gobierno no tenías acceso, hay mucha gente amiga, militantes nuestros, que nos reclaman esta actitud generosa o institucional del Presidente que sin embargo yo veo muy bien”, afirmó.

Por ello elogió a Macri al señalar que “tenemos un Presidente que es capaz de dar un paso atrás cuando se equivoca. Algunos lo consideran como un signo de debilidad y yo lo considero como un signo de fortaleza”.

“Se equivocó con lo de la Corte (la designación por decreto de dos de sus miembros), lo reconoció y enderezó el barco. Es una virtud no querer ser dueño de la verdad absoluta”, dijo a modo de ejemplo.

El ex gobernador reconoció “nosotros estamos acostumbrados a que los políticos en general nos creemos los dueños de la verdad, creemos que nunca nos equivocamos y que somos imprescindibles”.

“El presidente tiene otra visión y eso es una fortaleza”, aseveró el dirigente radical y reconoció también la postura que están asumiendo en el Parlamento sectores del Frente para la Victoria que acompañaron la mayoría de las medidas propuestas por el macrismo en los últimos meses.

Consideró que “es un gesto patriótico que hay que destacar porque acá hay a veces un error de concepto. Los peronistas que acompañan no están ayudando a Macri ni están ayudando a Cambiemos. Están ayudando a la gobernabilidad y a que el país salga adelante”.